YouTubers

Moyorz87, el youtuber que demuestra que en los videojuegos no hay barreras

Aritz Acevedo, mejor conocido como Moyorz87, demuestra que en los videojuegos no existen barreras.

video

Un diagnóstico médico: “osteogénesis imperfecta” o huesos de cristal, le obliga a estar en silla de ruedas prácticamente desde que nació.

Sin embargo, su condición no impide que los fines de semana salga con sus amigos a cenar o que dedique tiempo al streaming de videojuegos.

Además, este joven, de 31 años y originario de Pamplona, lleva cuatro años generando contenidos de videojuegos en YouTube.

Y hace poco celebró su ingreso al equipo de eSports Movistar Riders.

Aritz, resta importancia a su condición de salud y explica que tenía solo tres meses de vida cuando le detectaron la afección.

“Los médicos pensaban que mi madre me maltrataba porque tenía muchas fracturas”, comenta.

Moyorz87, encontró un refugio emocional en el mundo gaming: “los videojuegos han sido una manera de desconexión de la vida real en plan guay. Y me han acompañado en muchos momentos para llevar mejor mi discapacidad”, explica.

Afirma que en un videojuego no hay barreras, que cada uno puede ser quien quiera y narra como fueron sus inicios en la plataforma de videos de Google.

“Al principio me daba cosilla mostrar mi cara y que me viera todo el mundo en Internet pero mis amigos me decían que si quieres destacar en YouTube tienes que hacer algo diferente y que yo soy único y diferente”.

Así combaten a los tramposos en el battle royale

Te puede interesar:

No todos los mensajes que recibe han sido alentadores, advierte que también le han llegado algunos comentarios pesados en la web.

“Me acuerdo de un comentario: ‘si te veo por Pamplona te tiro de la silla de ruedas’. Al principio tenía miedo, pero tienes que reponerte y seguir. Mucha gente se esconde en el anonimato que te da estar detrás de la pantalla”, dice.

El gamer reconoce que siempre hay alguien mejor que uno mismo desempeñándose en los videojuegos.

Considera que tiene mucho éxito porque es “un bromista” y se le va “la olla”, aunque también señala que no juega mal.

Está en Twitch desde hace un año y allí se siente en familia. “Se comparten muchas cosas. Río mucho con ellos aunque, a veces, si hay que llorar, se llora.”

También disfruta charlando con sus suscriptores en Youtube y comentado sus experiencias.

El éxito de su canal no fue inmediato.

Tardó tres meses en tener 200 suscriptores. Pero cuando alcanzó los 5.000 propuso a sus seguidores que si doblaba el número se teñiría el pelo del color que ellos quisieran, sin llegar a imaginar que meses más tarde había más de 10.000 personas inscritas a su canal y tuvo que teñirse el pelo de rosa.

“Si ya me miran poco por la calle, eso es lo que me faltaba”, dice irónicamente y asegura que el gran paso de 20.000 a 40.000 suscriptores se produjo por un video titulado: “Si yo puedo, tú puedes”, donde enseña al público cómo usar los mandos y cómo juega a pesar de su discapacidad.

Actualmente cuenta con casi 160.000 suscriptores.

Te puede interesar: Ser jugador de eSport podría llevarte a ganar tanto como estos presidentes