Videogames

Los videojuegos también son inclusivos

Hasta hace unos años, las videoconsolas y los juegos solo estaban pensados para un público muy genérico, nadie reparaba en aquellas personas que por una minusvalía o por alguna discapacidad no eran capaces de disfrutar de los grandes títulos.

Sin embargo, eso ha cambiado y ya hay alternativas en las grandes compañías.

Por ello, el inventar y diseñar mandos y videojuegos pensados para personas que padecen alguna discapacidad o minusvalía empieza a ser una prioridad para las grandes empresas del entretenimiento.

Control adaptable

Microsoft fue el primer gran coloso del entretenimiento en ofrecer una opción más inclusiva, empezando por un mando pensado para que nadie se quede sin jugar, el Xbox Adaptive Controler.

Se trata de un dispositivo que utiliza diferentes botones adaptados que se conectan a una base y que dan la posibilidad, a aquellas personas que no pueden jugar con el típico mando, de que lo puedan hacer.

La empresa lanzó este dispositivo en septiembre de 2018 gracias al trabajo realizado entre profesionales de la medicina, la ingeniería, la educación y los videojuegos, que aunaron sus conocimientos para adaptar este controlador a las necesidades de los usuarios con problemas de movilidad.

Más allá de la vista

Hacer un videojuego para una persona que no ve no es algo fácil. Hay que pensar una historia que pueda ser jugable sin necesidad de utilizar los ojos y a la vez que pueda resultar atractiva a los jugadores.

Bajo estas premisas nacieron A Blind Legend y Papa Sangre.

Este título viene de la mano del estudio francés Dowino y se trata de un juego para móviles con el que nos ponemos en la piel de un caballero ciego que tendrá que rescatar a una mujer que ha sido secuestrada por un malvado rey.

Solo nos guiaremos por la voz de nuestra hija que nos ayudará en esta aventura a caballo en la que solo tendremos una espada para combatir.

Más allá del sonido

Cuando jugamos a un videojuego, a veces no nos damos cuenta de la importancia que tiene el sonido en la aventura.

Los golpes, las explosiones, incluso los pasos de nuestros enemigos, se convierten en grandes indicativos para que nuestra experiencia sea más inmersiva y real.

Sin embargo, hay multitud de títulos que prescinden de esto para centrarse en hacer un juego al alcance de personas que no pueden depender de esos estímulos sonoros. Ejemplo de ellos son Portal y Moss.

Portal es un juego de lógica y plataformas en el que se ha incluido un sistema de subtítulos que cuenta con los típicos diálogos, pero también te detallas los cambios de música, efectos y hasta el más mínimo ruido que se produzca dentro del juego.

De esta forma, aquellos que no son capaces de oír, pueden conocer lo que está ocurriendo a través del sistema de subtítulos, y así no perderse nada.

Moss, disponible para PlayStation 4, está protagonizado por un adorable ratón que llevará a los más pequeños a vivir una divertida aventura.

Moss nos pone en la piel de un pequeño roedor llamado Squill al que tendremos que guiar a través de escenarios de todo tipo.

El personaje interactúa directamente con el jugador y lo hace en lenguaje de signos, ya que es un título desarrollado y pensado para personas con discapacidad auditiva, aunque todo el mundo puede disfrutarlo.

La inclusión como entretenimiento

Además de los títulos pensados para personas con discapacidad, también han adquirido mucho valor aquellos videojuegos que se han convertido en herramientas de concienciación en materias, a veces tabúes en la sociedad, como el autismo, la depresión o la ansiedad.

En este sentido, en el catálogo de juegos indies es donde encontramos grandes títulos con una gran sensibilidad con este tipo de temas y que, además, profundizan en ellos. Es el caso Treasure Ranger.

Isabel Cisneros