Videogames

Esta abuela gamer invirtió 755 horas para finalizar The Legend of Zelda

Los videojuegos son parte de la vida de millones de personas a nivel mundial y eso puede incluir a una tierna y atenta abuelita. Sí, así como lo lees.

video

Como la historia de una abuela se ha hecho popular en el mundo gamer después de haber conseguido terminar The Legend of Zelda: Twilight Princess en 755 horas.

Según informa UNILAD, Chris, su orgulloso nieto, asegura que su abuela no es gamer pero que es una amante de los Zelda ya desde las primeras entregas para NES.

“Como niño solía visitarla y siempre estaba con la consola encendida y preparada para jugar”, comentó el nieto en Reddit junto a una anécdota:

“Lo divertido es que una vez que se quedó bloqueada, contactó con Nintendo y logró que le mandaran un mapa en formato físico para que pudiera acabar el juego”. 

Quizá por eso, esta súperabuela ha hecho realidad algo, cuanto menos, que lleva su tiempo.

De hecho, y según apuntan los portales especializados, una partida normal a este Zelda puede abarcar entre 37 y 46 horas, dependiendo del contenido opcional que quieras completar.

Como curiosidad, esta abuela, bautizada como GramieGreat en Reddit, solía jugar al videojuego sola e iba informando a su nieto de los avances por mensajes de texto.

Abuelita gamer argentina

Isabel Martinotti, una ciudadana argentina de 83 años que es conocida como “La abuela gamer”, quien dice que los juegos le permitieron tener una relación más cercana con su nieto. 

Isabel va a cumplir 84 años, comenzó a jugar cuando su nieto Germán tenía apenas 9 años –ahora él cuenta con 27, así que ella tiene más experiencia en el gaming que muchos de nosotros– y nos dijo que le encanta y que quiere seguir haciéndolo por muchos años más. 

Para la abuela gamer, encontrar un espacio de entendimiento con sus hijos y nietos ha sido el secreto para que ellos se conviertan en “buenos seres humanos” y eso es lo que más le hace sentirse orgullosa de su trabajo como madre. 

Te puede interesar:

Isabel Cisneros