Tecnología

El innovador sistema de aviación personal Flyboard Air del ex campeón de jet ski Frank Zapata

Es una de las invenciones más increíbles que hemos visto en los últimos tiempos. Se trata de un innovador sistema de aviación personal Flyboard Air del ex campeón de jet ski Frank Zapata, inventor francés que ha logrado lo que muchos de nosotros soñamos: volar.

Flyboard Air

La hazaña la alcanzó, gracias a su propio invento, el flyboard air, un tipo de jetpack que funciona con turbinas de gas comercializadas bajo la propia compañía de zapata, Zapata Racing.

¿Podrían los propulsores de plasma reemplazar los motores a reacción? El diseño de 2021 Bentley Bentayga equilibra igualmente musculatura y elegancia.

Zapata Racing, fundada por Frank Zapata, su compañía se especializa en el desarrollo y fabricación de tecnologías y dispositivos de propulsión hidráulica o productos de aire propulsado. 

El aire del flyboard, en particular, puede volar hasta una altitud de 3.000 metros (9.800 pies), tiene una velocidad máxima de 150 km / h (93 mph), resistencia de 10 minutos y una capacidad de carga de 102 kg (225 lb).

Se dice que es el sistema de aviación personal más seguro, fácil, ligero y maniobrable jamás creado.

Al igual que con cualquier aerotabla, el flyboard air ha sido diseñado para ser piloteado con poco entrenamiento: tener un buen equilibrio corporal es lo que ayuda a controlarlo. 

En términos de seguridad, si una turbina falla, uno puede seguir volando. Si ambos se rompen, el dispositivo puede lograr un descenso controlado mientras que el piloto puede acceder a información sobre altitud, velocidad y niveles de autonomía en su casco.

Energía química en empuje

Flyboard Air

Zapata dice en su página web que el sistema convierte de manera muy eficaz la energía química en empuje.

Hay un mando manual para controlar el Flyboard Air.

Es posible actuar sobre el empuje y la elevación, además de sobre el giro. El resto depende del equilibrio, como en un Segway.

El aparato es sencillo de utilizar y ha sido diseñado para que pueda ser empleado por cualquiera sin necesidad de entrenamiento previo.

El Flyboard Air es bastante seguro, pues cuenta con cuatro motores, por lo que si uno se rompiese todavía tendríamos la capacidad de utilizar los otros tres.

Zapata asegura que un problema en un propulsor puede ser compensado con facilidad por el ordenador de a bordo y por los controles manuales del piloto.

Si fallasen dos motores el Flyboard Air descenderá hasta el suelo de manera controlada.

El dispositivo cuenta con una sofisticada electrónica que lo mantiene en el aire y estabilizado.

“Usamos la misma electrónica que se emplea para estabilizar un dron. El problema es crear los algoritmos correctos. Hay que combinar la inteligencia que hay en la tabla con la de tu cerebro. Estuvimos trabajando cuatro meses hasta que logramos que funcionase”, dijo Franky Zapata.

Se han tenido que aceptar algunos compromisos. A no todo el mundo le gustará llevar una mochila llena de combustible para los reactores.

Al ir de pie sobre la tabla el piloto queda muy expuesto y vulnerable. También es cierto que no es la primera vez que Zapata crea un dispositivo volador y la compañía ha aprendido mucho con sus prototipos anteriores.

En los Campos Elíseos de París

Durante el pasado desfile militar del 14 de Julio realizado en los Campos Elíseos de París, Franky Zapata mostró ante los líderes europeos con su plataforma volante, literalmente volando de manera individual y moviéndose de un lado a otro por encima de sus cabezas.

Zapata desde hace años lleva experimentando cómo lograr moverse por el aire.

El primer modelo de su Flyboard funcionaba sobre el agua, gracias a cuatro turbinas de 1.000 CV, pero la nueva plataforma utilizada se basa en cinco pequeños reactores de aire capaces de propulsar a alguien hasta los 150km/h.

Tres campos de las industrias

Actualmente, el flyboard de Zapata está pensado para tres campos de las industrias: militar, industrial y de entretenimiento.

Para los militares, el inventor ve usos como la evacuación o el rescate de personas; en el sector industrial puede encontrar, por ejemplo, la reparación de estructuras o la distribución de productos; la industria del entretenimiento podría usarlo para TV o incluso activaciones de marca basadas en la experiencia; y aunque el dispositivo aún está en funcionamiento, Zapata espera que entre en producción comercial pronto.

El “hombre volador” deslumbra 

Flyboard Air

Por el momento su uso está reservado a tres ámbitos profesionales: militar, industrial y para entretenimiento comercial.

En el primero de ellos se pueden encontrar usos como la evacuación de personas o el rescate, en un segundo apartado encontraríamos por ejemplo la reparación de estructuras o la distribución de productos.

Finalmente, el apartado de entretenimiento engloba apariciones televisivas, películas o experiencias propias de la compañía.

Te puede interesar: Island, el tranvía sin conductor diseñado para la era post COVID-19