Tecnología

Sector inmobiliario en el metaverso está en auge

Aunque la idea de gastar miles o incluso millones de dólares para comprar un “terreno” ficticio en un mundo virtual, podría sonar algo absurda, la adquisición de terrenos virtuales dentro del metaverso cada día va aumentando.
Sector inmobiliario en el metaverso está en auge

El metaverso describe una visión de un mundo virtual 3D conectado, en el que los mundos real y digital se integran utilizando tecnologías como la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA). Este entorno inmersivo será accesible a través de cascos de RV, gafas de RA y aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Los usuarios se reunirán y comunicarán como avatares digitales, explorarán nuevas áreas y crearán contenidos. La idea es que el metaverso se convierta en un espacio virtual de colaboración donde podamos socializar, jugar, trabajar y aprender.

Ya existen varios metaversos, por ejemplo en plataformas de juegos virtuales como The Sandbox y mundos virtuales como Decentraland. De la misma manera que un sitio web forma parte de la World Wide Web en 2D, los metaversos individuales formarán un metaverso más amplio y conectado.

Y lo que es más importante, al igual que en el mundo real, es y será cada vez más posible comprar cosas en el metaverso, incluidos los bienes inmuebles.

Recientemente se registró una compra en una parcela en el Snoopverseun mundo virtual que el rapero Snoop Dogg está desarrollando dentro de The Sandbox- por 450.000 dólares.

Por su parte, Metaverse Group, una empresa inmobiliaria centrada en la economía metaversa, habría comprado un terreno en Decentraland, otra plataforma virtual, por 2,43 millones de dólares.

La empresa PwC ha sido una de las últimas en participar, ya que ha adquirido bienes inmuebles en The Sandbox, un mundo virtual de juegos, por una cantidad no revelada.

Pero este auge va mucho más allá, porque también estamos viendo ejemplos en los que el valor de los bienes inmuebles virtuales está subiendo

En junio de 2021, un fondo de inversión inmobiliaria digital llamado Republic Realm gastó el equivalente a más de 900.000 dólares para comprar un NFT que representaba una parcela en Decentraland. Según DappRadar, un sitio web que rastrea los datos de ventas de NFT, fue la compra más cara de un terreno NFT en la historia de Decentraland.

No sólo Decentraland está viendo revalorizaciones. En febrero de 2021, Axie Infinity (otro mundo virtual de juegos) vendió nueve de sus parcelas por el equivalente a 1,5 millones de dólares -un récord, según la compañía- antes de que una parcela se vendiera por 2,3 millones de dólares en noviembre de 2021.

¿Qué puede ofrecerte ser propietario de un terreno virtual?

Sector inmobiliario en el metaverso está en auge

Dejando a un lado los incentivos financieros, es posible que se pregunte qué harán realmente las empresas y los particulares con sus terrenos virtuales.

Si se compra una propiedad física en el mundo real, el resultado es tangible: un lugar donde vivir, del que sentirse orgulloso, donde recibir a la familia y los amigos. Pero aunque la propiedad virtual no proporciona un refugio físico, existen algunos paralelismos.

Al comprar un inmueble virtual, se puede adquirir un terreno para construir. O puede elegir una casa ya construida que le guste. Podrías hacerla tuya con diversos objetos (digitales). Puedes invitar a visitantes y visitar las casas virtuales de otros.

Las transacciones en el mundo virtual se monetizan generalmente con criptomonedas. Aparte de las criptomonedas, los tokens no fungibles (NFT) son el principal método para monetizar e intercambiar valor dentro del metaverso.

Un NFT es un activo digital único. Aunque los NFT son principalmente objetos de arte digital (como vídeos, imágenes, música u objetos en 3D), una variedad de activos puede constituir un NFT, incluidos los bienes inmuebles virtuales. En plataformas como OpenSea, a la que la gente acude para comprar e intercambiar NFT, hay ahora parcelas o incluso casas virtuales.

fuente The Conversation.

También puedes leer: Crystamon se convierte en el primer metaverso NFT