Tecnología

Las malas noticias se propagan más rápido en Twitter

Un estudio reciente analizó el impacto de los tweets positivos y negativos de organizaciones de noticias de diversas tendencias políticas, y descubrió que “las noticias negativas se propagan más rápido por Twitter que las positivas”.

Las malas noticias se propagan más rápido en Twitter

Para las organizaciones de noticias, la negatividad es más frecuente y más impactante que la positividad”, según el estudio, del que son autores investigadores de la Universidad DePaul y la Escuela de Negocios de Harvard y que se publicará en la revista Affective Science.

El estudio examinó 140.000 tuits de 44 organizaciones de noticias, la mayoría de los cuales se publicaron en los primeros cuatro meses de 2020, analizando su contenido emocional y su alcance.

Los autores no saben exactamente por qué el contenido negativo atrae más miradas. Una posibilidad es “que la información negativa capte la atención y motive el comportamiento en mayor medida que la información positiva”, según el artículo.

Este fenómeno salió a la luz por primera vez en un controvertido estudio de 2014 en el que Facebook alteró los feeds de noticias de cientos de miles de usuarios, haciendo que algunos vieran sobre todo acontecimientos vitales felices y otros sobre todo tristes.

La negatividad es contagiosa

Las malas noticias se propagan más rápido en Twitter

Las noticias negativas atrajeron más atención a pesar de que, en lo que puede ser una sorpresa para muchos usuarios de Internet, el contenido de las redes sociales se inclina generalmente hacia lo positivo.

Los investigadores descubrieron que las organizaciones de noticias tienden a tuitear más noticias negativas y que éstas se comparten más ampliamente.

“Aunque la gente produce mucho más contenido positivo en las redes sociales en general, es mucho más probable que el contenido negativo se difunda”, indicó Amit Goldenberg, uno de los autores del trabajo, al blog Working Knowledge de la Harvard Business School.

Pero este fenómeno va mucho más allá de las redes sociales.

Los espectadores de las noticias han gravitado durante mucho tiempo hacia los titulares negativos o escabrosos, lo que ha llevado a las cadenas de televisión y a sus emisoras a rellenar con frecuencia sus emisiones con crímenes en busca de mayores índices de audiencia.

Sin embargo, los resultados son preocupantes por el aspecto contagioso de las redes sociales. Lo que ven los usuarios de las plataformas tecnológicas no sólo afecta a sus emociones, sino que puede crear un “contagio a escala masiva” en el que las personas expuestas a contenidos negativos crean más de lo mismo.

Para Goldenberg, la investigación plantea cuestiones sobre la responsabilidad de las empresas de redes sociales por el contenido que se ofrece a sus usuarios.

Actualmente está trabajando en una versión discreta de una intervención: crear bots que puedan identificar y notificar a los usuarios que publican mucho contenido negativo, de forma similar a como las plataformas tratan la información que consideran falsa.

“Si podemos encontrar formas de reducir la negatividad o la emocionalidad ayudando a la gente a reducir sus emociones”, explicó Goldenberg a Working Knowledge, “quizá podamos mejorar el discurso en las redes sociales”.

Twitter eliminó 3,8 millones de tuits por infringir sus normas

Desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre de 2020, las impresiones de los tuits violentos representaron menos del 0,1% de las impresiones totales a nivel mundial, Según informó el Centro de Transparencias de Twitter.

La plataforma eliminó 3,8 millones de tuits durante ese período de tiempo por violaciones de las Reglas de Twitter, y el 77% de ellos recibió menos de 100 impresiones antes de su eliminación

La red social cuestionó 10.320.924 cuentas por manipulación de la plataforma centrada en las discusiones de Covid-19 durante los últimos seis meses de 2020, suspendiendo 597 cuentas y eliminando ,846 piezas de contenido.

Con información de CBS News y AdWeek.

Te puede interesar: Twitter estudia una nueva función de “amigos de confianza”