Tecnología

La tecnología 5G y los riesgos para nuestra salud

La tecnología 5G y los riesgos para nuestra salud

La quinta generación de conectividad internet móvil o 5G, promete descargas mucho más rápidas, una amplia cobertura y conexiones más estables.

Hay una serie de nuevas tecnologías que podrían aplicarse, pero todavía no hay estándares definidos para todos los protocolos de 5G.

Las bandas de alta frecuencia tienen mucha capacidad, pero sus longitudes de onda cortas hacen que se bloqueen más fácilmente por objetos.

¿Qué tiene de diferente la 5G?

Igual que con telefonías celulares previas, la red 5G depende de las señales que envían las ondas de radio -que son parte del espectro electromagnético- transmitidas entre una antena o torre de comunicaciones y tu teléfono.

Todo el tiempo estamos rodeados de radiación electromagnética: desde señales de radio y televisión hasta todo tipo de tecnologías, incluidos los celulares y de fuentes naturales como la luz solar.

La 5G utiliza ondas de frecuencia más alta que las redes previas de telefonía celular, lo que permite que más dispositivos tengan acceso a internet todo el tiempo y a velocidades más rápidas.

¿Cuáles son los temores?

La radiación electromagnética utilizada por todas las tecnologías de telefonía celular ha llevado a que algunos se preocupen por sus riesgos a la salud, como desarrollar ciertos tipos de cáncer.

En 2014 la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que “no se han establecido efectos adversos a la salud causados por el uso de teléfonos celulares”.

Un informe de toxicología publicado en 2018 por el Departamento de Salud de Estados Unidos dirigido a quienes expresaron temores de seguridad encontró que ratas macho expuestas a altas dosis de radiación de frecuencia de radio desarrollaron un tipo de tumor canceroso en el corazón.

¿Debemos preocuparnos por las torres de transmisión de 5G?

La tecnología de 5G requiere de muchas estaciones de base nuevas, que son las torres que transmiten y reciben señales de teléfonos celulares.

Pero crucialmente, debido a que hay más transmisores, cada uno debe funcionar a niveles de potencia más bajos que la previa tecnología 4G, lo que significa que el nivel de exposición de radiación de las antenas 5G deberá ser más bajo.

Las guías del gobierno británico sobre las estaciones de base de los teléfonos celulares dicen que los campos de frecuencia de radio en lugares normalmente accesibles al público están muy por debajo de los niveles que establecen las guías.

Límites a la exposición

El gobierno británico señala que “aunque es posible un pequeño incremento en la exposición total a las ondas de radio cuando se agregue la 5G a la red existente, se espera que la exposición total siga siendo baja”.

En Reino Unido, la gama de frecuencia de las señales de 5G que se está introduciendo está dentro de la banda no ionizante del espectro electromagnético y muy por debajo de lo que la ICNIRP considera peligroso.

La OMS afirma que las exposiciones de frecuencia electromagnética debajo de los límites recomendados en las regulaciones del ICNIRP no parecen tener ninguna consecuencia conocida en la salud.

Isabel Cisneros