Tecnología

Esta app escuchará su tos y usará Inteligencia Artificial para predecir si tiene coronavirus

Una vez más la Inteligencia Artificial (AI) sale a la palestra de los grandes inventos del siglo 21. Esta vez se trata de una App, la cual escuchará su tos y usará Inteligencia Artificial para predecir si tiene coronavirus.

Su teléfono inteligente pronto podrá escuchar su tos y predecir si ha contraído COVID-19, al menos, eso es lo que un equipo de investigadores de IA está apostando.

inteligencia artificial

Tomas Teijeiro, uno de los investigadores, dijo a Business Insider que la aplicación se inspiró en los informes de los médicos de que los pacientes con COVID-19 tenían tos con un sonido distintivo (un chirrido de respiración al final) que difería de otras enfermedades.

Tenemos mucho contacto con médicos y algunos de ellos nos dijeron que, por lo general, podían distinguir, bastante bien, el sonido de la tos, si los pacientes probablemente estaban infectados“, dijo Teijeiro a Business Insider.

Equipo detrás de Coughvid

El equipo detrás de Coughvid todavía está recopilando datos para entrenar su IA, recalcó Teijeiro.

Para ello han reunido más de 15,000 muestras de audio de personas tosiendo, 1,000 de las cuales provienen de personas que informaron haber sido diagnosticadas con COVID-19.

Una vez completada, la aplicación Coughvid podría usarse como una herramienta para recomendar si los usuarios deben buscar una prueba de coronavirus o un tratamiento adicional.

Coughvid, es solo una de las muchas posibles soluciones de coronavirus que los laboratorios de inteligencia artificial están uniendo para encontrar soluciones algorítmicas a la epidemia.

Tal como informó The Wall Street Journal la semana pasada, al menos otros tres laboratorios también están desarrollando aplicaciones impulsadas por IA que analizan la respiración, el habla y la tos de los sujetos en un intento de predecir el coronavirus, en asociación con investigadores de escuelas como la Universidad Carnegie Mellon y Nueva York.

Preocupación de la Comunidad Tecnológica

Los críticos se han quejado de que la comunidad tecnológica está brincando para proporcionar soluciones llamativas al coronavirus que podrían tener consecuencias negativas no deseadas.

El profesor de ciencias de la computación de Cambridge, Ross Anderson, declaró a Business Insider la semana pasada, que le preocupa que tales soluciones puedan sobrecargar aún más los recursos de emergencia si hacen que las personas con síntomas leves se preocupen más por el virus.

Teijeiro sin embargo indicó a Business Insider, que la aplicación aún está en desarrollo temprano y que se está consultando a expertos en salud pública para determinar la mejor manera de implementarla.

El experto adelantó, que la recopilación de datos probablemente continuará durante al menos dos meses antes de que se implemente cualquier producto.

Por ahora, tenemos esta bonita hipótesis. Hay otros grupos de trabajo trabajando en más o menos el mismo enfoque, por lo que creemos que tiene un punto, mencionó Teijeiro.

Pronto podremos decir con mayor claridad si es algo correcto por el momento“.

Opción diferente a los test

El programa está siendo desarrollado por cinco científicos. David Atienza, el profesor de ingeniería que lidera este estudio, asegura que, con esta aplicación, lo que busca es “ser una alternativa a los test convencionales“.

La idea de los investigadores se base en que debido a que la tos seca es una de las características principales del coronavirus, diferente a la tos húmeda del resfriado o de la alergia.

También han tenido en cuenta que muchos doctores piden toser a los pacientes para ayudarles a diagnosticar la dolencia respiratoria que padecen.

Se espera que esté disponible en las próximas semanas e incluso se ha abierto una página web para que los interesados puedan grabar sus toses, inclusive pacientes de coronavirus.

Los resultados del análisis se conocerán de forma inmediata y tendrán un índice de fiabilidad del 70%.

También puedes leer: Abbott Laboratories anuncia una nueva prueba de anticuerpos contra el coronavirus