Tecnología

Cuando la tecnología de reconocimiento facial se convierte en un grave problema

Si bien la tecnología de reconocimiento facial se usa desde hace varias décadas, ha sido en los últimos años cuando ha tomado la calle por medio de aplicaciones que actúan en nuestro día a día.

Desde JetBlue, aerolínea americana de bajo coste que está implantando el reconocimiento facial para acceder a sus vuelos en Estados Unidos, pasando por varios cuerpos de Policía norteamericanos, para chequear la cara de posibles delincuentes, hasta China, donde el reconocimiento facial se ha implantado desde los usos más comunes.

Pero el novedosos sistema no para de levantar polémicas sobre seguimiento a minorías étnicas.

Un compendio de aplicaciones que seguramente hagan nuestra vida más cómoda, posiblemente más segura.

Pero todo ello a cambio de una cesión tan vasta de nuestra privacidad e imagen como es nuestro rostro.

Este particular choque entre qué estamos dispuestos a dar y a cambio de qué ya tiene sus primeros campos de batalla.

A favor de los sistemas de reconocimiento facial está por ejemplo la experiencia de La India, donde se ha conseguido encontrar a más de 3.000 niños desaparecidos gracias a su uso.

O las cuentas de las aerolíneas, que dicen que los vuelos que cuentan con controles biométricos cumplen mejor con los horarios y registran menos incidentes. Como hemos dicho, comodidad, seguridad y privacidad están ahora mismo echando un pulso por tu cara.

Los problemas: sesgos raciales y la ‘distopía’ de China

video

China es el país donde como decimos más insertada está ya la tecnología de reconocimiento facial, y donde seguramente se esté viendo también su perfil más perverso.

Con multitud de sistemas conectados, y pruebas para dotar a la Policía de gafas que incorporan también la tecnología, son varias las organizaciones a favor de los derechos humanos que aseguran que en el gigante asiático también se está valiendo de ella para perseguir minorías.

China se escuda en el uso de esta tecnología para prevenir ataques terroristas, pero las acusaciones de persecución están ahí.

En Pekín también se está experimentando con lo que se ha llamado un sistema de ‘crédito social’, donde por medio de diferentes sistemas biométricos se podría contar con una base de datos para poner una ‘nota’ a un ciudadano en función de sus multas, delitos o conducta que después se pueda tener en cuenta para aplicarle recargos o descuentos al contratar algún servicio público.

Pero fuera de China también el reconocimiento facial ha traído problemas, y tiene mucho que ver con otros fallos que también se acusan a algoritmos y otras nuevas tecnologías: la brecha que muchas veces impone entre las personas de distintas razas y género.

En busca de la regulación

Con todo, parece que como en otras tantas cosas el problema no es desde luego la herramienta sino el uso que se le dé.

Ahora mismo existe cierto vacío legal en cuanto a normativas sobre reconocimiento facial. En Estados Unidos, por ejemplo, cada policía ha ido proveyéndose de sus propios reglamentos.

Los gigantes tecnológicos que están implicado en su desarrollo también se han posicionado.

En el estado de Washington, hogar de Microsoft y Amazon.com Inc, la compañía fundada por Bill Gates respaldó un proyecto de ley que habría requerido avisos visibles en lugares públicos donde se estaba utilizando el reconocimiento facial.

En Estados Unidos las fotos de los viajeros extranjeros que participan en los controles biométricos de los proyectos pilotos que hay actualmente se mantienen durante 14 días, para después ser destruidas.

Nunca se compara una imagen captada por una cámara con fotos de Facebook u otras bases de datos, solo con los archivos de detenciones de la policía”, explicaba.

Aportando que en 2018, los agentes hicieron 7.024 solicitudes a la Sección de Identificación Facial de dicho cuerpo, y en 1.851 casos se devolvieron posibles coincidencias, lo que llevó a 998 arrestos que siempre pasaron varios filtros humanos.

No es la máquina, ni mucho menos, quien decide que alguien es sospechoso.