Tecnología

¿Podrían los asientos de avión invertidos ser la nueva forma de volar después del coronavirus?

Esta experiencia del nuevo coronavirus resulta un llamado al cambio. Esto ha llevado a muchas compañías a pensar en innovar, en ir tras la búsqueda de soluciones a ciertas situaciones que hoy día involucran la salud de la gente.

coronavirus

En el caso de las aerolíneas esto podría incluir una nueva manera de viajar.

Una vez que los viajes en avión se instauren, tras la pandemia provocada por el coronavirus, las aerolíneas tendrán que implementar alguna solución para prevenir la propagación de este tipo de epidemias o adaptarse a las reglas de distanciamiento social que obliga el reglamento.

Esto fue lo que pensó Aviointeriors, por cuanto a diseñar soluciones que eviten dejar vacante el asiento de en medio, como medida planteada ya por algunas compañías aéreas de todo el mundo.

Esta empresa italiana ha compartido dos propuestas para el futuro, incluida una que involucra asientos de avión inversos.

Medidas para un viaje seguro

A medida que los efectos del coronavirus continúan influyendo en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, la industria de las aerolíneas está investigando cómo puede tomar medidas para un viaje seguro.

Si bien los estudios recientes afirman que la calidad del aire de la cabina es comparable a la observada en otros entornos interiores, como oficinas, escuelas y hogares, los planes para mantener vacante el asiento central en el futuro inmediato se han presentado como una forma de mantener el distanciamiento social.

Avionteriors, una compañía que lleva 40 años fabricando interiores para aviones, ha publicado dos propuestas sobre cómo podrían modificarse los espacios en las cabinas económicas de los aviones comerciales.

Las de primera clase, por supuesto (al menos en los aviones grandes), no tendrían que cambiarse.

La primera propuesta de Aviointeriors para luchar contra el coronavirus

Conocido con el título de “Janus”, es la primera propuesta de Aviointeriors. La misma hace referencia al antiguo dios romano de dos caras, con un diseño que tiene a los pasajeros mirando en ambos sentidos.

coronavirus

 “Esta propuesta se distingue por la posición inversa del asiento central del triple para garantizar el máximo aislamiento entre los pasajeros sentados uno al lado del otro”, explica la compañía.

Mientras tanto, los pasajeros sentados en los asientos laterales están orientados en la dirección del vuelo. Cada asiento está rodeado por tres lados por un escudo que limita el aliento de pasar directamente a los asientos adyacentes.

El acuerdo permite que los tres pasajeros en una fila se separen entre sí, así como de los asistentes de vuelo que usan el pasillo.

Fabricados con materiales que son seguros y fáciles de limpiar, los diseñadores dicen que la configuración “Janus” está disponible con el escudo en un material opaco o con diferentes grados de transparencia.

“Glassafe” a nivel de kit

Aviointeriors también ha desarrollado un concepto a nivel de kit que podría instalarse en aviones existentes para reducir la interacción entre los pasajeros.

Se trata de “Glassafe”. Esta propuesta implica crear un volumen aislado alrededor de cada pasajero, para minimizar el contacto y las posibilidades de transmitir un virus.

Los diseñadores dicen que el escudo podría ser transparente, para garantizar que la cabina parezca ligera o más opaca, para proporcionar una mayor privacidad.

Escudos altos y transparentes

En esta disposición se agregaría también un escudo alto, con diferentes grados de transparencia, alrededor de cada puesto para aislar mejor a cada pasajero. Toda la fila estaría hecha de materiales de fácil limpieza.

coronavirus

Los escudos suenan como una buena idea, sobre todo porque sospecho que en vuelos más largos sería más fácil recostar la cabeza, contando que los protocolos de limpieza por coronavirus entre vuelos sean exigentes.

En el caso de los puestos Janus, es probable que se libere más espacio para las piernas.

Otro gran respiro, pero al igual que en los Glassafe, habría que ver qué tan incómodos lleguen a ser los escudos para entrar y salir de los puestos; y para pasar las bandejas de comida.

De cualquier forma, son propuestas aparentemente viables, cómodas y especialmente seguras para seguir disfrutando del placer de viajar cuidando la salud de todos sus pasajeros.

También puedes leer: Convierten máscaras de buceo en ventiladores gracias a las impresoras 3D