Sports

Jessi Combs se convirtió en la mujer más veloz del mundo

A casi un año de su trágica muerte, Jessi Combs fue reconocida como la mujer más rápida del mundo.

Jessi Combs
Foto Archivo.

El libro de los Guinness World Records reconoció oficialmente a la corredora de vehículo profesional estadounidense, Jessi Combs como la mujer más rápida del mundo al registrar una marca de 841,33 kilómetros por hora, un registro que le costó la vida. 

Con un vehículo que ella misma había fabricado y una vida dedicada a la mecánica, Combs intentó romper este récord de velocidad en tierra. Al viajar en aquel automotor a 885 km/h se produjo una falla que le condujo a la muerte en un accidente fatal.

Jessi Combs

Aquel 27 de agosto del año 2019, el mundo deportivo se paralizó con el trágico fallecimiento de Combs con apenas 39 años de edad. La deportista estadounidense fue la primera mujer en más de 40 años en romper una marca que parecía inalcanzable.

El momento previo al accidente de Jessi Combs

Combs quería romper su propio récord, y mientras conducía el North American Eagle Supersonic Speed ​​Challenger en el mes de agosto del año pasado, pudo completar dos carreras de alta velocidad en la ciudad de Oregón. 

“Se despertó esa mañana con una alarma que decía ‘hagamos historia’ y tuvimos un día absolutamente increíble. En la carrera de la mañana, rompió sus velocidades máximas anteriores, volvimos al remolque y tuvimos una corazonada: había algunas cosas que nos incomodaban por seguridad y le dije que la apoyaría sin importar lo que decidiera. Esa tarde reservamos una casa en el Lago Tohoe para la noche siguiente, y decidió que iba a correr esa última tarde para hacer una copia de seguridad de su registro, para dejarlo para siempre”, así lo recordó su pareja, Terry Madden.

Su sueño siempre fue ese convertirse en “la mujer más rápida del planeta” y superar el registro que para aquel entonces tenía Kitty O’Neil desde el año 1976. 

En el curso de la primera carrera, Combs alcanzó una velocidad máxima de 829 kilómetros por hora, mientras que en la segunda prueba alcanzó los 882 kilómetros por hora con un promedio de dos vías de 855.992 kilómetros.

Reconocimiento posterior a su muerte 

El reconocimiento llegó tarde, 9 meses después de su fallecimiento, el libro Guinness la reconoció como lo que siempre soñó Combs, “la mujer más veloz del planeta”. 

Luego de conocerse la noticia, su pareja Terry Madden aprovechó para desmentir que el accidente hubiera sido por un fallo humano.

 “No había nada que ella pudiera hacer e hizo todo perfecto. Yo estaba en el coche de seguridad al lado, y ya estaba disminuyendo la velocidad cuando ocurrió el accidente. Lo vi en directo, así como las imágenes a bordo que se recuperaron. Puedo decir al 100% sin ninguna duda que ella hizo todo exactamente como se suponía que debía hacerlo”.

Sin embargo, una investigación realizada sobre las causas del accidente, se determinó que que una de las ruedas delanteras del vehículo propulsado por un avión presentó una falla durante la carrera, muy probablemente después de golpear un objeto en el desierto, según una nota publicada por la Oficina del Sheriff del Condado de Harney en Oregon.

Un fundación en su nombre

El legado de Jessi Combs permanecerá.

El el mes de noviembre del año pasado, se conoció por medio de su cuenta oficial de Instagram, la creación de The Jessi Combs Foundation, una organización que estarán dedicada a “educar, inspirar y empoderar” a la nueva generación de mujeres pioneras y rompe estereotipos como lo fue Combs. 

Combs, además de ser una figura en el mundo de las carreras, también se había transformado en una celebridad en la televisión de Estados Unidos. Desde ya, será recordada como siempre le gustó “la mujer más rápida del planeta”.

Tambien te puede interesar: H&M y P.E Nation lanzan una nueva y poderosa colaboración en el mundo del deporte