Salud

El famoso recalentado puede ser fatal para la salud

Suele ser común que en días de Navidad, por la cantidad de alimentos que se preparan, se recaliente la comida, bien sea para desayunar o cenar de nuevo y degustar parte de lo que quedó de esos platillos especiales que se preparan en estas fechas.

Sin duda, es una manera de aprovechar los alimentos sin desperdiciar lo que sobró, lo que ayuda al ahorro. Pero los estudios indican que ésta práctica puede resultar peligrosa para la salud.

Y es que se puede llegar a sufrir una intoxicación por el famoso recalentado, tan popular en Navidad y diversas ocasiones.

La comida para llevar de restaurantes que suele recalentarse en casa o en el lugar de trabajo entra también en este renglón de peligro.

Te puede interesar: Parecen saludables, pero no lo son

Entre los síntomas por intoxicación cuando los alimentos son recalentados, están: vómitos, diarrea y dolor estomacal.

Se trata de la bacteria denominada Campylobacteria y según la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA) está presente en el 65% de pollos en venta en esa nación, mientras que se encontró un 6% en los envases de pollo que toman del supermercado.

La Clampylobacteria logra sobrevivir un par de horas en la superficie de la cocina, tiempo suficiente para lograr propagarse y poder enfermar a la persona, con solo una pequeña dosis.

Es por ello que los médicos advierten no lavar el pollo antes de cocinarlo, pues es mejor cocinarlo directamente. El calor es la forma más rápida y efectiva para matar la bacteria. La ebullición resulta fundamental al preparar los alimentos.

Te puede interesar: Una dieta sana: ¿qué alimentos deben ingerir los niños?

Recomendaciones generales al recalentar la comida

  • Primeramente al cocinar el alimento se debe esperar a que se enfríe para refrigerarlo. Es importante saber que colocar comida caliente hace que la bacteria sobreviva más.
  • Según la FSA lo recomendable es recalentar la comida solo una vez.
  • Las comidas peligrosas para recalentar son: Carne cocida o comida que contenga carne como guiso o lasaña; salsas que incluyan leche o crema; pescados y mariscos; arroz y pasta, comida que tenga huevos, frutos secos y toda comida rica en proteína.
  • También se recomienda recalentar la comida de manera uniforme. El microondas no es apropiado, puesto que solo calienta alguna de las partes y deja espacios fríos, favoreciendo la aparición de las bacterias.

Atamayca Jiménez