Salud

Alimentos ecológicos contra el cáncer

Alimentos ecológicos contra el cáncer

Para ser considerado como alimentos ecológicos no se pueden utilizar pesticidas y fertilizantes sintéticos, ni la mayoría de aditivos que encontramos en los productos convencionales.

Estas restricciones tienen un sentido evidente para productores y compradores: conseguir alimentos más sanos y hacerlo con respeto al medio ambiente.

Las personas que consumen más alimentos ecológicos reducen su riesgo de desarrollar un cáncer en una media del 25%, especialmente de cáncer de mama postmenopáusico (un 34% menos) y linfoma no-Hodgkin (un 76% menos).

La investigación fue realizada por un equipo investigador dirigido por la epidemióloga de la Sorbona Julia Baudry con 68.946 personas voluntarias, cuyos hábitos alimentarios y salud fueron seguidos durante siete años.

La conclusión fue que los alimentos ecológicos protegen efectivamente frente al cáncer.

Cualquier producto puede ser considerado ecológico si cumple con los requisitos que se exigen para tal certificación.

Los más comunes son las verduras, las hortalizas, el pan, las frutas, las carnes.

Estos son algunos de los beneficios de consumir alimentos ecológicos.

Tienen mayores valores nutricionales

Los expertos en nutrición y agricultura aseguran que los alimentos ecológicos tienen mayor valor nutritivo que aquellos alimentos producidos con químicos o aditivos.

Estas sustancias reducen de forma notable las cualidades naturales de los productos y disminuyen su calidad.

Además, los alimentos ecológicos no suponen ningún riesgo para nuestra salud.

Requieren más mano de obra

El proceso de elaboración de un alimento ecológico es mucho más lento que el de uno tradicional.

Los ciclos naturales no se alteran, lo cual implica mayor mano de obra.

Si bien esto se nota en el precio de un alimento ecológico, que es ligeramente superior al del resto de alimentos, estos procesos contribuyen al desarrollo de las regiones y los entornos donde se producen, coincidiendo, con el concepto de consumo responsable.

Evita la contaminación de los entornos

Al prescindir de químicos y fertilizantes, las compañías y los productores ecológicos no contaminan los entornos en los que operan. 

Al contrario, todas las etapas de su cadena productiva se caracterizan por preservar y cuidar el medioambiente.

Este es uno de los puntos más importantes que se deben certificar a la hora de solicitar ante las autoridades el sello ecológico, como sucede en Europa.

Respetan el bienestar de los animales

Tecnología para cuidar a tus mascotas

Pero los alimentos ecológicos no sólo influyen en el desarrollo social, sino también en la preservación de las especies animales.

El mejor ejemplo de ello lo vemos en la ganadería ecológica, en la que tampoco se recurre a químicos o conservantes para alimentar a los animales. Todo el proceso es natural.

También puedes leer:

No confíes en estos alimentos: aceleran tu envejecimiento