Películas

Los mejores clásicos del cine que no puedes dejar de ver

El mundo del séptimo arte nos ha dejado grandes obras de arte que perduran desde los comienzos del mundo del celuloide. Y sin duda alguna hay un enorme listado de los mejores clásicos del cine que simplemente no puedes dejar de ver.

Desde el cine mudo pasando por la época dorada de Hollywood, son muchas las películas que se han dejado su huella en el corazón de los amantes del cine.

Aquí te dejamos algunos de los mejores clásicos del cine que no puedes dejar de ver.

 

El mago de Oz (1939)

Esta es una de las mejores películas clásicas de la Edad de Oro de Hollywood.

Los mejores clásicos del cine que no puedes dejar de ver

Dirigida por cuatro de los mejores directores de Hollywood de su tiempo: Victor Fleming, Mervyn LeRoy, Richard Thorpe y King Vidor.

El reparto de esta cinta fue encabezado por una joven Judy Garland, que enamoró a los espectadores con su inocencia al encarnar a Dorothy, en esta adaptación del primer libro de la serie de novelas de Lyman Frank Baum.

 

Lo que el viento se llevó (1939)

Una película basada en la novela del mismo nombre de 1936, no podía faltar en esta lista.

Se trata de una película clásica imprescindible en cualquier listado cinéfilo de películas antiguas.

Está ambientada durante la Guerra Civil Americana y cuenta la decadencia del Sur antes, durante y después del conflicto con el Norte.

Su protagonista es Scarlett O’Hara, la hija mayor de unos terratenientes, quien es uno de los ejes del tórrido triángulo amoroso junto a su primo y un aventurero que la pretende.

Clark Gable, Vivien Leigh, Leslie Howard y Olivia de Havilland son las estrellas de esta cinta que se convirtió por derecho propio en una de las mejores películas de todos los tiempos.

 

El Gran Dictador (1940)

En ella Chaplin realiza una sátira acerca del III Reich y del régimen nazi.

Se centra en la figura de Adolf Hitler, al que caricarituriza estableciendo un enorme parecido entre este y un humilde barbero judío.

El lío será mayúsculo cuando ambos sean confundidos e intercambien papeles.

Te puede interesar: Nueva York: escenarios iconos de película

 

Ciudadano Kane (1941)

Considerada por muchos como una de las mejores películas en blanco y negro de todos los tiempos.

Orson Welles cargó un dado envenenado contra el magnate William Randolph Hearst, escribiendo, produciendo, dirigiendo y protagonizando el filme.

Y es que la historia cuenta una biografía no oficial -ni autorizada- de Hearts, al que ridiculizaba en pantalla.

Un dato curioso sobre Ciudadano Kane:

Fue un fracaso en taquilla, pero acabó convirtiéndose en una de las mejores películas de la historia del cine.

 

Casablanca (1942): uno de los mejores clásicos del cine

Casablanca se ha ganado, junto a buena parte de la filmografía de Bogart el derecho a ser considerada uno de los grandes clásicos del cine en blanco y negro.

También fue el título que refrendó al actor, encasillado como tipo duro, como intérprete de dramas e incluso, como galán.

Además se convirtió en una de las cintas que enardecieron en EEUU el espíritu de lucha contra el III Reich.

¿La habrá visto BJ de Wolfenstein?

Esta película fue dirigida por Michael Curtiz.

Ha pasado a la historia como una de las películas más icónicas de Hollywood, entre muchas cosas por contar con un reparto de lo mejorcito de su momento

 

Cantando bajo la lluvia (1952)

Merece estar en esta lista de mejores películas clásicas, siendo también uno de los mejores musicales de todos los tiempos.

Gene Kelly, Donald O’Connor y Debbie Reynolds fueron los protagonistas de este filme que tantos temas y escenas clásicas nos ha brindado.

La trama gira en torno a la figura de Don Lockwood, una estrella del cine mudo que ve como la industria cambia radicalmente con la llegada del cine sonoro.

El actor deberá adaptarse a las nuevas tecnologías, al tiempo que conoce a una mujer de la que se enamorará perdidamente en el peor momento de su carrera.

Lawrence de Arabia (1962)

Sin duda una de las mejores películas bélicas de todos los tiempos.

David Lean realizó el retrato de uno de los personajes más controvertidos de la historia británica, T. E. Lawrence.

Lawrence de Arabia fue un caudillo británico que lideró hordas árabes durante la I Guerra Mundial.

 

Matar a un ruiseñor (1962)

El director Robert Mulligan adaptó la novela pseudobiográfica de Harper Lee, un relato ambientado en Alabama, durante los años 30.

En él asistimos a los recuerdos de varios veranos de la infancia de Scout Helm en su pueblo natal.

Scout rememora como él y su padre tuvieron que defender a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

Esta noble decisión de Atticus le hizo merecedor del desprecio de su comunidad, eminentemente racista y tradicionalista.

 

Te puede interesar: ¿Por qué Netflix retira los grandes títulos del séptimo arte?

Isabel Cisneros