Nueva York

The Vessel reabre al público, pero sin visitas individuales

The Vessel de Hudson Yards reabrirá el próximo viernes tras cuatro meses de cierre por una serie de suicidios, pero en su reapertura ha implementado una nueva norma: nada de visitas individuales.

The Vessel reabre al público, pero sin visitas individuales
Imagen Instagram The Vessel NYC

Vessel se concibió como una experiencia de diseño compartida y envolvente. Exigir a los visitantes que acudan en grupos de dos o más aumenta significativamente la seguridad de la experiencia“, indicó un representante de Related Companies, propietario de Hudson Yards.

En lugar de instalar barreras de cristal más altas en las pasarelas de la escultura vertical diseñada por Heatherwick Studios, el nuevo plan de seguridad tiene tres elementos para proteger a los visitantes:

  • Los visitantes deben venir en grupos de al menos dos personas.
  • Habrá mensajes de la National Suicide Prevention Lifeline, desarrollados en colaboración con Born This Way, la organización de bienestar mental sin ánimo de lucro de Lady Gaga para ayudar a los jóvenes con problemas.
  • Por primera vez, las entradas (que antes eran gratuitas para todo el día) pasarán a costar 10 dólares para los visitantes mayores de 5 años.

El precio de 10 dólares se destinará “directamente” a cubrir las mejoras de seguridad. Además, se triplicará el personal de seguridad.

Ola de suicidios marcaron la tragedia

The Vessel reabre al público, pero sin visitas individuales
Imagen Instagram The Vessel NYC

El año pasado, tres visitantes saltaron desde la estructura de 150 pies de altura, una colección de 154 escaleras entrelazadas. The Vessel abrió en marzo de 2019 y rápidamente se convirtió en una de las nuevas atracciones turísticas de la Gran Manzana, atrayendo a 2,5 millones de visitantes.

La tragedia se produjo apenas 11 meses después de su apertura, cuando Peter DeSalvo, un estudiante universitario de 19 años de Connecticut, saltó desde el piso 16 de la estructura frente a decenas de turistas. DeSalvo era estudiante de primer año en la Universidad del Sagrado Corazón, donde también jugaba rugby.

En ese primer trágico suceso, se suscitó una serie de dudas sobre si había suficientes medidas de seguridad para evitar los intentos de suicidio.

Ya en 2017, Audrey Wachs de ArchDaily, hablando sobre el fascinante complejo, habría reseñado sobre el peligro del diseño, y cómo este podría suscitar posibles suicidios.

“Cuando uno sube al buque, las barandillas se mantienen justo por encima de la altura de la cintura hasta la parte superior de la estructura, pero cuando se construye alto, la gente salta”.

Luego, en diciembre de 2020, Yocheved Gourarie, de 24 años, se suicidó en el Vessel, dejando una aparente nota de suicidio en Instagram, en la que reconoció que publicarla probablemente causaría dolor a sus padres. “No quiero hacerlo, solo quiero dejar mi última huella en este mundo”, escribió Gourarie.

Apenas tres semanas después, una tercera persona se precipitó desde la estructura. El joven de 21 años, oriundo de Texas, saltó desde lo alto del Vessel tras ser buscado como persona de interés en la muerte por apuñalamiento de su madre.

Tras el cierre, empresas relacionadas que trabajaron en el desarrollo del complejo Hudson Yards en el West Side de Manhattan, comenzaron a planificar junto a psiquiatras y expertos en prevención de suicidios, la elaboración de estrategias para detener las horribles muertes, informó The New York Post.

El centro interactivo de 15 pisos y unos 150 pies, se ha convertido en un emblema de Manhattan atrayendo inmediatamente a miles de personas a sus distintivas 154 escaleras. La subida vertical ofrece notables vistas de la ciudad, el río y mucho más.

En su fascinante diseño, el arquitecto Thomas Heatherwick, probablemente nunca contempló el trágico uso que estas tres vidas le dieron a la emblemática torre de Hudson Yards.

Para obtener apoyo confidencial, llame a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255.

Con información de Daily Mail y The New York Post

Te puede interesar: The Vessel, el nuevo súper mirador de Nueva York