Nueva York

SUMMIT One Vanderbilt ofrece espectaculares vistas en Nueva York

Un nuevo observatorio suspendido a casi 1.300 pies de altura está redefiniendo el horizonte de la ciudad de Nueva York: el SUMMIT One Vanderbilt .

SUMMIT One Vanderbilt ofrece espectaculares vistas en Nueva York
Imagen Instagram SUMMIT One Vanderbilt

SUMMIT One Vanderbilt abrió sus puertas en Manhattan este jueves, justo en el momento en que la ciudad de Nueva York vuelve a dar la bienvenida a visitantes de todo el mundo, y prometiendo llevar a los visitantes a nuevas alturas, para contemplar las vistas más impresionantes combinadas con una experiencia artística inmersiva.

Manhattan es uno de esos lugares fácilmente identificables por su icónico y, hasta hace poco, relativamente invariable skyline. Ahora, la torre One Vanderbilt, que tiene 1.401 pies de altura, sólo 53 menos que el Empire State Building, tiene el observatorio como la última parada en la exploración de los visitantes.

Pero este observatorio no se parece a ningún otro. SUMMIT One Vanderbilt desafía a los visitantes a mirar en todas las direcciones en lugar de sólo hacia afuera.

Lo que diferencia al SUMMIT de otras plataformas de observación de la ciudad es su diseño, que presenta múltiples atracciones en tres plantas.

El observatorio fue producido por el promotor inmobiliario SL Green con su experiencia artística inmersiva diseñada. El innovador creativo de Kenzo Digital se fijó en figuras tan innovadoras como Yayoi Kusama a la hora de diseñar las altísimas instalaciones.

Una de las atracciones es “Air”, descrita por Kenzo Digital, como una “Carta de amor a Nueva York”.

“El aire es otra dimensión, en la que se descubre que el tiempo se reorganiza con la misma fluidez que la vista”, dijo Kenzo Digital. “A través de sus ilimitadas yuxtaposiciones de formas, Air te obliga a vivir el momento presente: tranquilo, consciente, libre”.

El primer capítulo de “Air” abierto al público es “Transcendence”. Mezclando transparencia y reflectividad, este crea la ilusión de un espacio ilimitado, ofreciendo a los visitantes una experiencia única en la vida, única en el momento.

SUMMIT One Vanderbilt
Imagen Instagram SUMMIT One Vanderbilt

“Air” comienza después de pasar por una puerta de seguridad sin contacto y sin fricción, y los visitantes son llevados a una altura de 1.000 pies en un viaje en ascensor con espejos e infusión de luz en sólo 42 segundos.

Al llegar a la planta 91, un túnel blanco y sinuoso lleva a los visitantes a una experiencia de espejos de dos pisos, con espejos de cristal que cubren todas las superficies estructurales a la vista. Independientemente de la dirección en la que se mire, las calles y el horizonte de Midtown, Manhattan y el resto de Nueva York son visibles.

Otra de las principales atracciones del SUMMIT es “Levitación”, una serie de cajas aéreas que sobresalen de la envoltura del edificio y ofrecen vistas de la Avenida Madison desde una altura de 3 metros.

SUMMIT One Vanderbilt
Imagen Instagram SUMMIT One Vanderbilt

La planta de entrada, que está conectada con uno de los monumentos más queridos de Nueva York, Grand Central, incluye un teatro con paneles de madera donde la gente puede ver un adelanto de lo que le espera arriba.

Otra experiencia casi eufórica es la de los ascensores de cristal (con suelos de cristal a juego) que ascienden por el exterior del mirador más alto de Summit, ofreciendo a todo el que tenga afinidad por el vuelo una sensación sin igual, mientras viajan hacia arriba durante más de 1.000 pies.

Aunque parece que podría ser una experiencia abrumadora, el artista la diseñó para fomentar una sensación de calma.

“Hemos creado un viaje poético que comienza bajo tierra, ascendiendo suavemente, y culmina por encima de las nubes”, detalla Anne-Rachel Schiffmann, directora de interiores y arquitecta senior de Snøhetta, para Architectural Digest.

SUMMIT One Vanderbilt estará abierto de jueves a domingo, con entradas a partir de 39 dólares para adultos.

Fuente Architectural Digest/ untappedcities.

También puedes leer: The Vessel en New York se replantea su futuro