Nueva York

Nueva York entrará en la fase 2 de reapertura este lunes

La ciudad de Nueva York entrará en su próxima fase de reapertura el lunes, y se espera que hasta 300,000 empleados regresen a sus trabajos.

Nueva York

El alcalde Bill de Blasio anunció que la medida ayudará a la ciudad a dar un paso más en su camino hacia la recuperación económica, tras el devastador paso de la pandemia del coronavirus que mató a más de 21,000 residentes y provocó uno de los cierres más estrictos en los Estados Unidos.

El gobernador Andrew M. Cuomo dijo más tarde el jueves que el estado no tomará su decisión final sobre la reducción de las restricciones hasta el viernes, pero que aún está recomendando a las empresas que se preparen para ello, debido a las pruebas recientes y los datos del hospital.

El anuncio se produce cuando otros estados que se movieron más rápidamente para reabrir han visto picos en nuevas infecciones. Arizona, Florida, Nevada, Oregón y Texas informaron sus mayores aumentos de un día en nuevos casos esta semana.

Sin embargo, Nueva York ha mostrado una fuerte disminución en los nuevos casos desde que el virus alcanzó su punto máximo en abril, cuando se registraron más de 10,000 nuevos casos en varios días.

El jueves, el estado reportó otros 618 casos, o alrededor del 0,90 por ciento de todas las pruebas procesadas el día anterior, la tasa más baja desde el comienzo del brote, según el gobernador.

Tanto el alcalde como el gobernador, han enfatizado repetidamente la necesidad de precaución cuando la ciudad se preparó para la Fase 2, y ambos sugirieron que aún podrían retrasar la reapertura si los resultados de las pruebas durante el fin de semana muestran un aumento en nuevos casos.

Cuomo -señalando problemas en otros estados- instó a los neoyorquinos a continuar el distanciamiento social y el uso de máscaras para evitar una segunda ola de infecciones.

A principios de esta semana, el gobernador amenazó con restablecer los cierres en la ciudad después de que una serie de fotos y videos se difundieran en línea de personas que ignoraban las reglas de distanciamiento social y se congregaban fuera de los bares de Manhattan.

El jueves, mientras la ciudad se preparaba para expandir la comida al aire libre, Cuomo dijo que firmaría una orden ejecutiva que permitía al estado suspender inmediatamente la licencia de licor de un negocio o cerrarla si no estaba cumpliendo con las pautas de reapertura.

También dijo que firmaría otra orden que otorgaba a los bares la responsabilidad de limitar el número de personas reunidas fuera de sus establecimientos.

Lee aquí: Nueva York podría revertir la reapertura en regiones que violan protocolos

Restaurantes de Nueva York preparan su reapertura

Según el plan de reapertura del estado, se permitiría la apertura de restaurantes al aire libre, algunas compras en la tienda, peluquerías, firmas inmobiliarias y oficinas en la ciudad, con distanciamiento social y restricciones de capacidad. Los parques infantiles también se reabrirán durante la Fase 2, dijo de Blasio.

Los dueños de restaurantes, que han visto desplomarse sus negocios durante la pandemia, han estado particularmente preocupados de que incluso cuando la ciudad reabrió, las regulaciones que les exigen, les dificultaría llegar a fin de mes.

Muchos restaurantes y bares en la ciudad de Nueva York, especialmente en Manhattan, no tienen espacio al aire libre disponible, y los propietarios han presionado durante semanas a los legisladores para que amplíen su capacidad de atender a los clientes al aire libre.

Nueva York

El alcalde dijo que los restaurantes en la ciudad podrían colocar asientos en las áreas de estacionamiento en la acera y en las adyacencias a sus restaurantes, incluso si esos establecimientos nunca antes habían proporcionado asientos al aire libre.

También anunció que a partir de julio, la ciudad permitiría asientos en restaurantes en las 43 millas de calles que había cerrado como parte de su programa Open Streets.

Según el programa, las carreteras se cerraron al tráfico de vehículos en un esfuerzo por proporcionar más espacio al aire libre a los residentes y evitar el hacinamiento en los parques de la ciudad.

“Comer al aire libre es el camino a seguir”, dijo el Sr. de Blasio.

El alcalde predijo que la expansión de las comidas al aire libre podría evitar que 5.000 de los restaurantes de la ciudad cierren y evitar la pérdida de 45.000 empleos.

Para los restaurantes que aún no tienen permisos para sentarse al aire libre, un proceso de solicitud acelerada comenzará el viernes, dijeron las autoridades.

Te puede interesar: Algunos restaurantes de Nueva York ya están preparando mesas exteriores para clientes