Nueva York

Los errores del alcalde De Blasio frente a la crisis de la pandemia ponen en riesgo la recuperación de NYC

La gestión frente a la pandemia de De Blasio no ha sido la mejor, y sus decisiones podrían perjudicar la recuperación de la ciudad de Nueva York.
De Blasio

Un examen de 26 páginas publicado por la Asociación de Planificación Regional sobre salud y la recuperación de la ciudad de Nueva York reveló que los cinco condados estarían bien “posicionados” para una recuperación después que el país obtenga una vacuna contra el virus, sin embargo, todo dependerá de las acciones que tome el ayuntamiento sobre los presupuestos destinados para los servicios claves de la ciudad.

Las decisiones que ha tomado el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill De Blasio para enfrentar la pandemia del coronavirus no han sido bien recibidas, incluso, su apoyo en NYC se redujo notablemente después de la crisis del coronavirus, que dejó más de 22.000 muertos en la Gran Manzana.

Este grupo de expertos, expuso en su informe que las malas decisiones podrían hacer que la recuperación de la ciudad de Nueva York caiga en un declive.

“Además de la pandemia en sí, las mayores amenazas que podrían resultar en una espiral de declive y una creciente desigualdad tienen poco que ver con el carácter urbano de Nueva York o cualquier susceptibilidad inherente a esta o futuras pandemias. Más bien, surgen de cómo el daño ya infligido a las personas, las empresas, el gobierno y las instituciones podría convertirse en un ciclo que se refuerza a sí mismo sin las opciones políticas adecuadas y un liderazgo eficaz”, expresó el grupo de expertos en su reporte.

El reporte publicado por la Asociación de Planificación Regional, destaca los tropiezos que ha cometido el alcalde De Blasio frente a la crisis económica y sanitaria, mencionando específicamente el programa de rastreo de coronavirus y la reapertura de las escuelas, esta última decisión ha sido duramente criticada por el sindicato de docentes de la ciudad, quienes alegan que las escuelas no están en condiciones para impartir clases presenciales.

“Cosas como la incapacidad de planificar adecuadamente el reinicio de las escuelas públicas o poner en marcha una infraestructura de rastreo de contactos COVID-19 eficiente son síntomas de este estándar en declive general de servicios públicos”, agregó el estudio.

De Blasio ha bajado su popularidad, y en parte se debe a la mala gestión que hizo frente a la crisis del covid-19. Incluso, después de controlada la tasa de infección en la ciudad de Nueva York, los planes y estrategias del alcalde no han sido los mejores para comenzar la reapertura.

La reducción del presupuesto en servicios como la recolección de basura y el mantenimiento de los parques han sido parte de las decisiones erróneas del alcalde De Blasio. El recorte de presupuesto en estos servicios ha hecho que se deteriore la calidad de vida en la ciudad de Nueva York, trayendo como consecuencia decenas de mudanzas.

Las calles sucias, los parques sin mantenimiento, el incremento de la delincuencia, y sin un plan de recuperación claro, De Blasio se enfrenta a enormes desafíos para sacar a la ciudad adelante. Y además, necesitará contar con la ayuda de todos los neoytorqyinos, incluso de los que se han ido.

La Gran Manzana está pasando la barrera de aquellos que morían por viajar y disfrutar de la “capital del mundo”, al abandono por parte de sus propios habitantes.

“Una normalización de cosas como apagones continuos, botes de basura desbordados y horarios escolares inciertos no solo degrada en gran medida la vida de los neoyorquinos comunes, sino que nos coloca un paso más detrás de las ciudades del mundo contemporáneo”, detalló los expertos de la RPA en su informe.

La Asociación agregó que si el alcalde De Blasio no puede mantener los servicios básicos que mantienen a la ciudad de Nueva York, la recuperación de la ciudad podría durar mucho más de lo imaginado.

“Si no podemos mantener adecuadamente los servicios públicos y reparar y expandir nuestra infraestructura, Nueva York corre el riesgo de perder su lugar como una ciudad global preeminente”, añadió la RPA.

Los especialistas en urbanismo que redactaron el informe, revelaron que, la pandemia del coronavirus ha afectado duramente a las personas de bajos ingresos que viven en Nueva York. Sin embargo, a pesar de todas las dificultades que está viviendo la Gran Manzana y los errores de De Blasio, los analistas no pierden la esperanza en pro de su recuperación.

“A pesar del inmenso sufrimiento y el miedo, hay razones para tener esperanzas en Nueva York. Si estamos entrando en una era de declive o volvemos más fuertes, más justos y más resistentes que nunca, dependerá de las decisiones que tomemos ahora”.

También puedes leer: Tasa de infección está en 6.2% en zonas rojas de NYC y crece la preocupación por una segunda ola