Nueva York

Cuomo afirma que no abrirán espacios interiores de restaurantes en New York

New York City mantiene la prohibición del servicio en interiores de bares y restaurantes, aún así las autoridades reactivarán la economía.

Más restaurantes de Nueva York demandan a Cuomo

El pasado lunes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró que, aunque las restricciones en la ciudad disminuirán en un intento por reactivar la economía del estado, la prohibición del servicio en interiores de bares y restaurantes, aún se mantiene.

Los detalles acerca de las restricciones que ya no se mantendrán en el estado, serán anunciados en el transcurso de la semana por el Departamento de Salud, según declaraciones del gobernador.

“Creo que estamos en un lugar nuevo ahora, y podemos comenzar a ajustar esa válvula y comenzar a abrir más la actividad económica y reducir algunas de las restricciones”, alegó Cuomo durante una conferencia de prensa.

Sin embargo, en cuanto a los restaurantes y la comida en interiores, no se esperan cambios por el momento.

“El comedor interior en la ciudad de Nueva York es una condición específica de la ciudad y no estamos en este punto, contemplando ningún cambio”, dijo Cuomo.

La medida para prohibir el servicio en espacios cerrados de restaurantes de la gran manzana fue implementada en diciembre para controlar el virus del covid-19.

Durante las últimas semanas ha aumentado considerablemente el número de casos, debido a las festividades de navidad y Año Nuevo, además de la época de invierno que insta a las personas a refugiarse de las bajas temperaturas en lugares cerrados donde la probabilidad de contagio es mayor.

Las interminables restricciones del gobernador Cuomo que mantienen el consumo en el interior cerrado en los restaurantes de la Ciudad de Nueva York, mientras lo mantiene abierto en el resto del estado, donde las tasas de infección y hospitalización son más altas que en la Ciudad de Nueva York, son discriminatorias y están destruyendo los medios de vida de las pequeñas empresas y de los trabajadores”, señaló en un comunicado la NYC Hospitality Alliance.

En respuesta, las autoridades aclaran que la ciudad de Nueva York, debido a su alta densidad de población, tiene mayor riesgo de propagación.

Pese a las explicaciones que brindan las autoridades, los dueños de bares y restaurantes están desesperados por la situación.

Necesitamos abrir un 25 por ciento del aforo. La gente está sufriendo. El alquiler se debe seguir pagando. Estamos tratando de salvar la ciudad, el entretenimiento le da vida a la ciudad. No somos estúpidos y seguimos las reglas y regulaciones. Seguiremos los protocolos”, aseguró Neil Racoma, gerente del restaurante Da Capo, en Columbus Avenue, cerca de West 75th Street en Manhattan.

Los comentarios de Racoma son solo alguno de tanto, puesto que la pandemia del covid-19 además de una crisis sanitaria, ha dejado a su paso una crisis económica sin precedentes, en Nueva York.

restaurantes

La hostelería que incluye hoteles, bares y restaurantes ha sido el sector más afectado debido a las restricciones que han impuesto las autoridades como medidas preventivas frente al contagio del covid-19, que en muchos casos incluyen toques de queda, modificaciones de aforo, o aislamiento de localidades al completo.

Casi 39% de todos los empleos de dicho sector han desaparecido, esto equivale a 366.600 personas que actualmente no están trabajando.

Para la ciudad que nunca duerme, las cifras son incluso más altas, 140.700 empleos perdidos, 43% del total en el año se han esfumado solo los bares y restaurantes, según Andrew Rigie, director ejecutivo de la NYC Hospitality Alliance.

Te puede interesar: New York City ha perdido 140.700 empleos en bares y restaurantes

Restaurantes y bares como propagadores de COVID19

Cuomo afirma que no abrirán espacios interiores de restaurantes en New York

Un estudio que fue realizado por la empresa financiera JPMorgan reveló que los bares y restaurantes registran una alta probabilidad de propagación del virus SARS-CoV-2.

La investigación se desarrolló analizando de 30 millones de titulares de tarjetas de crédito y débito de Chase, así como el rastreador de casos de la Universidad Johns Hopkins.

El hallazgo determinó que el gasto que realizaron los usuarios en los restaurantes impulsó a un aumento de contagios de covid-19 tres semanas después, esto evidencia que el consumo en los espacios interiores en los bares y restaurantes incide en la propagación del covid-19.

Lee aquí: Mercado laboral en New York no se recuperará hasta 2025