Nueva York

Aumenta la indigencia en el Metro de Nueva York

El número de indigentes que pernoctan en las estaciones del metro de Nueva York ha aumentado casi un 45%, una cifra que se refleja en las estaciones más conflictivas.

Aumenta la indigencia en el Metro de Nueva York
Imagen Flickr

El jefe de seguridad de la MTA reveló que en las estaciones de metro de la ciudad con los peores problemas de indigencia, el número de personas sin hogar aumentó casi un 45% durante el verano.

Las ocho estaciones -todas menos una en Manhattan- fueron utilizadas como viviendas por una media de 14,7 personas en agosto, frente a las 10,2 personas sin hogar de mayo, según el jefe de seguridad de la MTA, Patrick Warren.

Las estaciones comprenden algunos de los núcleos más concurridos de la ciudad, como Grand Central Terminal, Penn Station, la terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria y Lexington Avenue/59th Street, dijo Warren durante una reunión mensual del Comité de Seguridad de la MTA en Manhattan.

Las otras son los puntos de referencia turísticos Times Square y Union Square, así como la calle Fulton de Manhattan y la avenida Atlantic de Brooklyn.

Todas las estaciones se sitúan en el percentil 98 de las ocupadas por personas sin hogar que buscan refugio, señaló Warren

El jefe de seguridad comentó que los funcionarios de tránsito comenzaron a realizar sus propios recuentos porque los datos de los recuentos anuales realizados por la ciudad cada invierno “no son utilizables” porque son “sólo un recuento de un punto en el tiempo, que es interesante en el momento, pero no tenemos los resultados hasta cuatro meses después”.

“Se trata de un enfoque basado en los datos para saber dónde están los sin techo y cómo podemos apoyarlos, proporcionarles un alcance a ese grupo de riesgo”, dijo.

Las encuestas realizadas en las estaciones de final de línea de la MTA, donde los vagabundos tienden a congregarse durante la noche, mostraron que Stillwell Avenue y Flatbush Avenue/Brooklyn College, en Brooklyn, eran las más pobladas, con una media de tres personas en cada parada el 1 de abril y el 31 de agosto.

Kathryn Wilde, de la organización pro-empresarial Partnership for New York City, afirmó que el hecho de que haya personas sin hogar viviendo en la red de metro es “una amenaza importante para la recuperación de la ciudad” de la pandemia de coronavirus.

Los neoyorquinos temen contagiarse del COVID-19 o ser agredidos o acosados por alguien que no lleva mascarilla, que probablemente no está vacunado y que a menudo presenta problemas de salud mental y física”, dijo.

“La MTA ha rogado que se aplique la ley policial y ha contratado a agencias sociales para tratar de reubicar a la gente, pero el problema no ha hecho más que aumentar”.

Wilde añadió: “todos entendemos que no hay soluciones fáciles, pero nuestra ciudad está acostumbrada a lidiar con problemas difíciles y esto debería ser una prioridad.”

La pandemia empeora el camino

3,5 millones de estadounidenses podrían perder su vivienda

Muchos de los problemas a los que se enfrentan los neoyorquinos sin hogar con problemas de salud –traslados interrumpidos, alojamientos inaccesibles, refugios en zonas aisladas- ya existían mucho antes de la pandemia.

Sin embargo, la crisis del COVID-19 ha dejado al descubierto muchas de estas problemáticas mientras el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio continúa con su esfuerzo de todo el verano para desalojar unos 60 hoteles denominados de “desensibilización“.

Nueva York alquiló habitaciones de hotel de una y dos camas al principio de la pandemia para alojar a unos 10.000 adultos sin hogar y detener la propagación del COVID-19 entre algunos de los neoyorquinos más vulnerables.

La Administración Federal de Gestión de Emergencias en Nueva York ha dicho que reembolsará a la ciudad las habitaciones hasta finales de año.

Los defensores de los derechos de los sin techo y algunos responsables políticos afirman que los traslados han puesto de manifiesto la existencia de un statu quo roto en el sistema de albergues de Nueva York, especialmente cuando se trata de personas con necesidades sanitarias.

Ha habido prisa por volver a la normalidad, pero no creo que la ‘normalidad’ fuera muy buena”, dijo el lunes el Defensor del Pueblo Jumaane Williams.

El funcionario ha pedido a de Blasio que detenga los traslados de vuelta a los refugios de congregación y que, en su lugar, ponga fin a los acuerdos de los hoteles sólo después de que los residentes accedan a una vivienda permanente.

De Blasio ha dicho en repetidas ocasiones que los refugios son seguros, a pesar de un aumento en toda la ciudad de Nueva york de los casos de la variante delta, y los funcionarios de la ciudad han destacado un sólido programa de vacunación dirigido por el DSS, que dice que ha proporcionado 21.750 dosis de vacunas a los clientes del refugio y el personal.

Sin embargo, un número significativo de residentes y empleados de los refugios en Nueva York siguen sin estar vacunados y no están dispuestos a vacunarse. Los defensores, sin embargo, dicen que hay razones para la esperanza, siempre y cuando la ciudad y sus proveedores de refugio actúen rápidamente.

Las iniciativas federales y la reciente legislación municipal defendida por los neoyorquinos sin hogar dan a la ciudad la oportunidad de reducir drásticamente la población de los refugios ayudando a los residentes a conseguir una vivienda permanente.

Fuente The New York Post / City Limits.

También puedes leer: Precios de las viviendas se disparan en Estados Unidos