Noticias

Vacuna de Oxford podría frenar propagación del coronavirus

La vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y Astrazeneca demostró su eficacia para detener la propagación del coronavirus.

Vacuna

Los más recientes ensayos realizados por la Universidad de Oxford ofrecen resultados prometedores, ya que además de demostrar una eficacia del 76% para evitar que las personas enfermen por el coronavirus, también ayuda a detener su propagación en la comunidad.

Según detalla la reseña de CBS News, el ensayo fue realizado por primera vez en humanos a gran escala, es decir, no solo se limitó a los participantes que desarrollaron síntomas sospechosos de la enfermedad.

Todos los voluntarios en el estudio del Reino Unido fueron sometidos a pruebas de detección de la infección por COVID-19 a intervalos regulares y recibieron una primera inyección.

La investigación encontró que hasta 12 semanas después de recibir una primera dosis, “hubo una reducción del 76% en las pruebas positivas entre los participantes del ensayo en comparación con los que recibieron un placebo”, detalla el portal.

La gran diferencia con otras vacunas desarrolladas y aprobadas solo han demostrado una gran eficacia en la prevención sintomática, pero hasta ahora no había pruebas sobre su efectividad en las personas asintomáticas.

También puedes leer: Éxito de la vacuna AstraZeneca fue por error de dosis

Con una dosis podría ser suficiente

Vacuna de Oxford y AstraZeneca es altamente efectiva
Imagen web Universidad de Oxford

Los nuevos datos arrojados durante estos ensayos permitieron reforzar la teoría de los reguladores sobre la efectividad de la vacuna tras la primera dosis, quienes se arriesgaron a dejar un intervalo de hasta 12 semanas entre ambas inyecciones.

Reino Unido habría decidido retrasar la segunda dosis ya que encontraron que la tasa de efectividad si aumentaba con un intervalo más largo entre la primera y la segunda dosis.

La publicación de la universidad detalla que la vacuna no sólo seguía siendo muy eficaz (76% entre 22 días y 90 días después de la primera dosis), sino que dejar al menos tres meses entre las inyecciones, parecía aumentar la eficacia general hasta el 82,4%.

“Estos análisis muestran que se obtiene una mayor eficacia de la vacuna con un intervalo más largo entre la primera y la segunda dosis, y que una sola dosis de la vacuna es muy eficaz en los primeros 90 días”, detalla el informe.

A través de sus redes sociales, el Primer Ministro Boris Johnson calificó los resultados de “realmente alentadores”. Mientras que el Secretario de Sanidad del Reino Unido, Matt Hancock, también se mostró efusivo con los “absolutamente magníficos” datos de Oxford.

Un retraso en la segunda dosis significa que más personas pueden vacunarse antes porque alivia la escasez de suministro.

Los datos mostrados hasta ahora solo han sido validados por reguladores del Reino Unido. La vacuna fue aprobada por el organismo regulador de medicamentos el 30 de diciembre y al ser una inyección producida en Gran Bretaña, constituye el grueso del programa de inmunización del país.

Lee aquí: Reino Unido aprueba uso de la vacuna de Oxford-AstraZeneca

Hasta el 1 de febrero, más de 9,6 millones de personas habían recibido una primera dosis, y algo menos de 500.000 habían recibido dos dosis, según datos del gobierno reseñados por CNBC.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. aún no ha concedido la autorización de emergencia para el uso de la vacuna Oxford/AstraZeneca.

La fase 3 de los ensayos en humanos sigue en curso en los Estados Unidos, así como en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

Esperanza ante las nuevas variantes

Nueva cepa covid-19 empeorará la pandemia en EE.UU

Los investigadores también esperan comunicar los datos relativos a las nuevas variantes en los próximos días y esperan que los resultados sean en general similares a los ya comunicados por otros desarrolladores: que las vacunas actuales sí funcionan contra las mutaciones del virus.

Sin embargo, se han levantado ciertas polémicas en países como Alemania, Francia y Suecia, quienes no recomiendan actualmente la vacuna de AstraZeneca a los mayores de 65 años, alegando que no hay suficientes datos de ensayos en este grupo de edad.

A pesar de ello, el fabricante y el gobierno del Reino Unido han defendido la vacuna y afirman que los datos disponibles muestran que es segura y eficaz, y que pronto habrá más análisis.

Te puede interesar: Vacuna de AstraZeneca sí es eficaz en ancianos