Noticias

Vacuna de Oxford puede ser clave contra nuevas variantes

Aunque aún en EE.UU., se espera la aprobación por parte de la FDA, la vacuna de Oxford promete convertirse en una pieza clave para luchar contra las nuevas variantes del coronavirus.
Suministros de vacunas se retrasan otra vez en New York

Los científicos de la Universidad británica de Oxford están probando nuevas variaciones de su vacuna, para evitar que se impongan las nuevas cepas del coronavirus.

La profesora Sarah Gilbert, jefa de diseño, declaró a CBS News que su equipo lleva meses trabajando en la modificación de su vacuna para hacerle frente a las nuevas variantes del coronavirus y espera tener una nueva versión lista en otoño.

De acuerdo a lo detallado por la experta al portal, la capacidad de cambiar en un momento dado se debe a la plataforma “plug and play” utilizada en la vacuna original de Oxford.

Dado que la compañía cuenta con su propia instalación de fabricación de productos biológicos en el campus, las modificaciones pueden realizarse por la vía rápida.

Gilbert indicó que una vacuna modificada -para hacer frente no sólo a la variante sudafricana, sino a una serie de variantes preocupantes– podría ponerse en marcha en Estados Unidos en cuestión de meses.

Pero incluso antes de la modificación, los científicos de Oxford afirman que es muy eficaz para hacer frente a la variante descubierta por primera vez en el Reino Unido.

Los datos preliminares de los estudios más amplios, muestran que redujo las hospitalizaciones en un 94%, superando incluso a la de Pfizer.

A principios de este mes, la Organización Mundial de la Salud dio el visto bueno a la vacuna Oxford-AstraZeneca para su uso internacional, y aunque ya se está distribuyendo en países de todo el mundo, AstraZeneca está esperando los resultados de los ensayos clínicos en Estados Unidos, antes de presentar su solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Mayor protección a pesar de retrasarse la segunda dosis

EE.UU podría vacunar a toda su población en julio

De acuerdo a los más recientes reportes, la vacuna COVID-19 de Oxford/AstraZeneca ofrece una mayor protección cuanto más tiempo se deje para la segunda dosis, así lo ha declarado el asesor gubernamental en materia de inmunización, el profesor Anthony Harnden, vicepresidente del Comité Mixto de Vacunación e Inmunización (JCVI).

El experto señaló que los datos apoyan el retraso de la segunda dosis, pero que “no estamos tan seguros” de la vacuna rival de Pfizer.

Ambas requieren dos dosis, y los expertos han recomendado que la segunda dosis se administre entre cuatro y doce semanas después de la primera.

El profesor Harnden indicó a la comisión de ciencia y tecnología que “lo realmente interesante de los datos de Oxford/AstraZeneca es que cuanto más tiempo se deja la segunda dosis, mejor es la protección a largo plazo que se obtiene de la vacuna”.

“Los datos del ensayo de Oxford/AstraZeneca eran realmente impresionantes en términos de protección contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte; de hecho, algunos de los datos sugieren que es hasta un 100% eficaz en este sentido“.

Dos estudios del Reino Unido publicados el lunes mostraron que los programas de vacunación contra la COVID-19 están contribuyendo a un fuerte descenso de las hospitalizaciones.

Los resultados aumentan las esperanzas de que las vacunas funcionen tan bien en el mundo real como lo han hecho en estudios cuidadosamente controlados.

Vacuna de Oxford podría reducir sustancialmente la propagación

Vacuna

Según detallan los reportes publicados por BBC Mundo, la vacuna de Oxford-AstraZeneca podría suponer un descenso “sustancial” de la propagación del virus, de acuerdo a los científicos.

El estudio, que no se ha publicado formalmente, también demostró que esta seguía siendo eficaz mientras las personas esperaban una segunda dosis.

Su eficacia fue del 76% durante los tres meses posteriores a la primera inyección.

Te puede interesar: Vacunas reducen hospitalizaciones por covid-19, estudio