Noticias

Una vacuna “apresurada” contra la covid-19 podría empeorar la pandemia

Los expertos dicen que la vacuna contra la covid-19 debe cumplir con todos los parámetros, y no ser una batalla política para ver cuál país la termina primero.

vacuna

La carrera por conseguir la cura contra el coronavirus continúa, y el caso de Estados Unidos no es distinto, luego de que la FDA haya anunciado que se colocaría una vacuna que no ha llegado a tercera fase de prueba.

A pocos meses de que se celebren las elecciones presidenciales, parece que los esfuerzos del presidente Donald Trump por aliviar la crisis actual de la pandemia son desesperados, ya que su decisión de aprobar una vacuna para esta enfermedad parece más una movida política que una acción para mejorar la salud. Ante esto, representantes de la Organización Mundial de la Salud piden que sean precavidos con estas medidas.

El coronavirus ha seguido rompiendo marcas alrededor del mundo, ya contabiliza 25 millones de personas alrededor del mundo, mientras tanto, en Estados Unidos al menos 6 millones de personas han sido infectadas por esta enfermedad.

Donald Trump, teniendo que enfrentarse a Joe Biden en las elecciones presidenciales de este tres de noviembre, ha decidido apresurar las decisiones sobre una cura a esta crisis de salud.

Sthephen Hall, líder de la FDA, comentó en una entrevista con Financial Times que la agencia podría considerar una vacuna contra el COVID- 19 incluso antes de que se realicen los ensayos de una fase 3.

Hahn ha afirmado que la decisión de si la vacuna se aprueba o no estará basada en datos y no en política.

Peligros de ser aprobada la vacuna

David Reischer, abogado especializado en medicamentos, explica que la funcionalidad de una tercera fase se basa en confirmar y poder ampliar los resultados y la eficacia de la vacuna, de esta manera se pueden evaluar sus beneficios o riesgos.

Por otro lado, afirma además que “el permiso para una aprobación de emergencia de una vacuna covid-19 sin realizar un ensayo clínico de fase 3 es imprudente y está plagado de peligros”.

Según especifica el abogado especializado en medicamentos, estas fases de prueba toman aproximadamente 3.000 pacientes para verificar su eficacia, incluso podrían durar varios años.

Estadísticamente, solo el 25% de los ensayos de fase 3 avanzan a la fase 4 y un porcentaje aún menor avanza hacia su comercialización.

“La idea de que la FDA o la administración Trump aceleren el proceso de que un medicamento llegue al mercado mientras se eluden las salvaguardias legales es francamente aterradora y extremadamente peligrosa”, dice este experto.

La misma Organización Mundial de la Salud es una de las primeras organizaciones en estar en contra de la aprobación de esta vacuna, especificando que introducir una vacuna con “poca eficacia” podría traer efectos adversos en los pacientes, dijo la doctora Soumya Swaminathan.

Los expertos que están a favor del gobierno de Trump tienen una opinión completamente distinta a todos estos profesionales y organizaciones de la salud.

Vanila M. Singh, ex Chief Medical Officer del Departamento de Salud y Servicios Humanos, ha señalado que una vez se ha llegado a la fase tres ya se conoce lo suficiente sobre la eficacia de la vacuna.

En una entrevista a Univisión Noticias, Sigh se refirió a la vacuna de la influenza diciendo: “sabemos que no es 100% efectiva, pero por lo general mitiga o disminuye la gravedad de los síntomas en quienes aún contraen el virus, lo que conduce a mejores resultados. Se establecen hitos y metas que se discuten en términos de lo que se considera éxito de la vacuna y la respuesta de protección inmunológica que se desea. Estos objetivos deberían alcanzarse antes de la aprobación en este estricto proceso”.

La lucha contra esta terrible enfermedad debe ser tomada con seriedad y no se debe poner en riesgo la salud de los ciudadanos por resultados apresurados.

Entre otros países que “afirman” tener la cura del coronavirus están Rusia y China, quienes también han aprobado supuestas vacunas contra el COVID- 19.

También te puede interesar: Un tercio de los estadounidenses no se vacunarían contra el coronavirus