Noticias

USCIS se la pone difícil a los empleados extranjeros de alto nivel

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) anuncia nuevas políticas internas con el fin de aclarar y hacer cumplir estrictamente un requisito esencial en la concesión de una de las visas para trabajar legalmente en Estados Unidos, la Visa L-1.

Este documento concierne a los ejecutivos y profesionales especializados extranjeros transferidos a EE.UU dentro de una misma empresa con oficinas afiliadas en el extranjero.

Te puede interesar: De esta manera USCIS busca condicionar visas especiales

¡Trump quiere poner más trabas! Cada vez será más difícil obtener la “Green Card”

Estos son los aspectos primordiales de la nueva política de USCIS:

1.– El beneficiario L-1 debe estar laborando físicamente fuera de los Estados Unidos durante un año continuo, excepto por viajes breves por negocios o placer.

2.- El peticionario y el beneficiario deben cumplir todos los requisitos, incluido el año de empleo en el extranjero, en el momento en que el peticionario presenta la petición L-1 inicial.

3.- El año de empleo en el extranjero debe ocurrir dentro del período de tres años anterior a la fecha en que se presenta la petición L-1.

El tiempo de trabajo ininterrumpido (12 meses) debe haberse efectuado en el extranjero. Hasta la fecha, los adjudicadores de USCIS tenían dificultades para confirmar si este requisito se había cumplido.

Tras la aclaración, los funcionarios de inmigración serán más estrictos en sus cálculos, y el tiempo que el solicitante haya trabajado en el país para determinada empresa con otro estatus no contará para la nueva solicitud.

Te puede interesar: La nueva política de deportación de USCIS

Atamayca Jiménez