Noticias

Una mujer es declarada muerta y siete horas de estar la morgue, descubren que estaba viva

Una historia insólita, pero cierta. En pleno siglo XXI una mujer permaneció siete horas en una morgue, luego de ser declarada muerta por error.

La anciana fue encontrada tirada en el piso cuando intentaba bajarse de la camilla mortuoria y escapar.   

muerta

Los trabajadores del Hospital del Distrito Central de Gorshecensky se llevaron el susto de sus vidas al entrar a las 8 de la mañana a la morgue y la consiguieron viva.

Zinaida Kononova, de 81 años, supuestamente había fallecido tras cirugía para extirpar obstrucción intestinal. La llevaron a la morgue el 14 de agosto, a la 1.10 de la madrugada, pero casi siete horas después, a las 8 de la mañana, un trabajador “se llevó la sorpresa de su vida” cuando encontró a la abuela tirada en el suelo.   

Un conductor de ambulancia escuchó la conmoción al entrar al edificio. Contó cómo el trabajador de la morgue ‘asustado’ dijo: ‘Abuela, acuéstate, abuela, cállate’.  

El paramédico pensó que el empleado de la morgue se había vuelto ‘loco’, pero luego vio que el jubilado agarraba la mano de la mujer suplicando ayuda.

‘Tenemos una situación inusual. ¡Ella está viva!’

Una mujer es declarada muerta y siete horas de estar la morgue, descubren que estaba viva

La señora Kononova fue cubierta con mantas y llevada de urgencia a cuidados intensivos. Mientras, el hospital llamó a la sobrina de la abuela, Tatiana Kulikova, y un médico superior le dijo: ‘Tenemos una situación inusual. ¡Ella está viva!’

La sobrina corrió al hospital cuando un equipo de médicos de la capital regional, Kursk, fue enviado para tratar a la señora Kononova.

La señora Kulikova estaba encantada de que su tía estuviera viva, pero preguntó a los médicos: “¿Cómo pudo suceder esto?”

Le dijeron que la señora Kononova había sido registrada clínicamente muerta durante 15 minutos y que fue “literalmente apartada del otro mundo”.

Kulikova dijo: “Inicialmente no me reconoció ni recordó que tuvo una cirugía. Pero me habló de su antiguo problema de rodilla”, reseña Daily Mail.

Un médico y un anestesista confesaron

Un médico y un anestesista confesaron más tarde que habían enviado a la Kononova a la morgue una hora y veinte minutos después de su muerte, en lugar de dos horas, como dictan las reglas.

La pensionista que ha vuelto a la vida ha sido trasladada a Kursk para recibir tratamiento adicional.

Como consecuencia, Roman Kondratenko, médico jefe del Hospital del Distrito Central de Gorshechensky, en Rusia, ha sido suspendido en espera de una investigación.

Los familiares del jubilado planean demandar al hospital, según los informes.

El jefe interino del hospital, Alexander Vlasov, confesó: “Durante 30 minutos, el paciente fue sometido a medidas de reanimación”.

La señora Kononova no respondió, precisó.

Como resultado, el médico de reanimación estableció la muerte biológica, la comprobó”, agregó. ‘El anestesista está muy preocupado. Se siente muy mal y tememos por ella.

‘Toda persona comete errores. Lo que sucederá a continuación con la carrera de este anestesista sigue siendo una pregunta”.

Los avances tecnológicos han hecho casi imposible que un individuo sea enterrado vivo, pero lo cierto es que en muchos países sigue sucediendo.

Casos recientes de personas que volvieron a la vida

Estos son solo algunos casos recientes:

Un hombre sudafricano de 60 años

En 2011 un hombre sudafricano de 60 años sufrió un ataque de asma y, su familia, convencida de que estaba muerto, llamó a una funeraria sin plantearse siquiera pedir antes la ayuda de un médico.

Los trabajadores de la morgue le llevaron a la cámara frigorífica, pero 21 horas después el hombre se despertó rodeado de cadáveres y muerto de frío y se puso a gritar.

Dos empleados oyeron los gritos y salieron despavoridos pensando que se trataba de un fantasma.

El niño brasileño que murió dos veces

Ocurrió en el verano del año pasado. Una familia brasileña celebraba el velatorio de un niño de dos años que había dejado de respirar tras una neumonía.

Kevin Santos, que así se llamaba, estaba tumbando en su ataúd, aparentemente muerto, pero, sin previo aviso, se incorporó para y dijo: “¿Papa, me puedes dar un vaso de agua?”. Tras esto, volvió a “dormirse” y nunca se despertó. 

3. El hombre yemení cambió su funeral por una fiesta

Un hombre de 65 años que había sufrido un ataque al corazón y declarado muerto se despertó en medio de su entierro, justo antes de echar la tierra encima, y gritó: “Queréis matarme y enterrarme vivo”.

Los asistentes al entierro se llevaron un buen susto y salieron corriendo, pero los que se quedaron ofrecieron al hombre ropas y convirtieron el funeral en una celebración.

4. El venezolano que se despertó en su propia autopsia

El venezolano Carlos Camejo, de 33 años, fue declarado muerto tras un accidente de tráfico en 2007.

La Policía Vial y Protección Civil levantaron el cuerpo de Carlos, lo montaron en una camilla y sin mirar mucho dijeron que estaba muerto”, explicó un testigo del suceso a El Universal.

esposa fue avisada del accidente y la llamaron para reconocer el cuerpo. Al llegar al hospital se encontró a su marido en una sala de espera con un informe de su propia autopsia en la mano.

Los médicos estaban listos para abrirme pero se dieron cuenta de que mi cara estaba sangrando y entonces me cosieron rápidamente y sin anestesia, lo cual hizo que me despertara ya que el dolor era insoportable”, explicó Camejo.

5. La resurrección de Luz Milagros

La hija de la madre argentina Analia Bouter fue declarada muerta al nacer. Los médicos la llevaron a la morgue infantil, pero sus padres, que ni siquiera habían visto su cara, pidieron, doce horas después del parto, poder verla antes de que se la llevaran.

La niña permanecía en un cajón y, cuando lo abrieron, se dieron cuenta de que seguía viva.

Debido a tan curioso nacimiento, los padres dieron a la niña el nombre de Luz Milagros. Pero, pruebas posteriores confirmaron que había sufrido pérdidas cerebrales irreversibles. Un año y tres meses después del parto, falleció.

6. El muerto que se levantó para preparar la comida

Dos semanas después de golpearse la cabeza tras una caída, la anciana china Li Xiufeng, de 95 años, fue hallada muerta en su casa por un vecino. Como manda la tradición del país asiático, Xiufeng fue colocada en un ataúd sin cerrar en su casa, donde debía “descansar” durante unos días antes del funeral.

Un día antes del entierro, sus vecinos fueron a ver el ataúd y se lo encontraron vacío.

La anciana estaba en la cocina. Xiufeng les explicó que se había despertado después de un sueño largo, le había entrado hambre y había ido a preparar la comida.

La anciana tuvo mucha suerte, cualquier otra tradición funeraria habría acabado con ella enterrada viva.

Fuente: elconfidencial.com/

Te puede interesar: Un bebé se infecta de covid-19 antes de nacer, es el primer caso de este tipo en EEUU