Noticias

Una familia en Nueva York convierte su carro en casa y dan un tour por todos los parques de EE.UU

Una familia de cuatro integrantes de Nueva York decidió abandonar su apartamento por un año y medio para viajar a América del Norte, a bordo de un autobús Ford, convertido en una pequeña casa sobre ruedas.

nueva york

El esposo David y la esposa Madison Bowman transformaron un autobús de enlace en una pequeña casa rodante, para llevar a sus dos hijos Graham y Margaret en un viaje por carretera a Norteamérica, con el objetivo de visitar todos los Parques Nacionales.

Visitan todos los parques nacionales de Norteamérica desde una muy peculiar casa rodante, el autobús, apodado “Buster”, consta de tres “habitaciones”: una cocina, un dormitorio y un espacio doble para oficinas y garaje.

La familia Madison originalmente residía en un departamento de la ciudad de Nueva York antes de decidirse a embarcarse en el largo viaje de 18 meses, en parte para “profundizar en los problemas que enfrenta la preservación de la tierra pública para que “ellos” puedan ser defensores expertos en temas complejos”, según sus sitios web, American Field Trip.

Buster fue conducido aproximadamente 30,000 millas en el viaje para llegar a lo que era, en ese momento, los 59 Parques Nacionales.

Una lista de deseos

La idea aventurera de embarcarse en este viaje de #VanLife comenzó después de que Madison le pidió a su esposo que escribiera una lista de deseos.

nueva york

Los dos elementos principales fueron aventuras en cada parque nacional y residir en un autobús.

No obstante, este objetivo no era tan poco realista como parecía, ya que la pareja ya había conducido en todo el país varias veces.

“Planear nuestra ruta alrededor de los 59 Parques Nacionales de EE. UU, es, para nosotros, más guía que truco, y definitivamente no se trata de verificar lugares de una lista de deseos, pero amamos el Sistema de Parques Nacionales y las tierras que protege, y esperamos experimentar todos ellos nos darán una buena idea del paisaje estadounidense y de lo que está en juego cuando se trata de proteger las tierras públicas “, describió la familia. 

Fue sí como desde entonces, han visitado los Parques Nacionales más nuevos, llevándolos a un total de 61 parques recorridos.

Viajar cómodo y ligero

El sueño de todo nómada, viajar cómodo y ligero con su casa como equipaje se puede hacer realidad con una casa rodante.

Aunque sin duda alguna, este tipo de transporte-casa no es para cualquier persona, solo los más audaces, aventureros y desprendidos se apasionan por este estilo de viaje: turistas poco convencionales, minimalistas, prácticos y bastantes ambientalistas.

nueva york

Las casas rodantes pueden pensarse como una vivienda portátil, una solución para los gastos de hospedaje y alimentación que normalmente se tendrían en un hotel cualquiera cuando se sale de viaje.

Siendo extremistas, los turistas en este tipo de transporte cambian la mochila por la casa en el auto, la llevan a todas partes, donde quieran y cuando les place.

“Grandes sueños de toda la vida”

La historia de David y Madison se pudo hacer realidad porque ahorraron para comprar y construir el autobús, pero para continuar apoyando su estilo de vida, la pareja alquiló su departamento de la ciudad de Nueva York. 

David también vendió, y sigue vendiendo, su fotografía y trabajó como diseñador gráfico independiente en el camino.

También tenían algo de dinero “de emergencia” en inversiones que podrían haber gastado cada vez que lo necesitaban en el camino, según Project Van Life.

nueva york

Sigue desplazándote para aprender más sobre la pequeña casa de la familia sobre ruedas que los llevó a América del Norte: El viaje cumplió sus “grandes sueños de toda la vida” y les permitió pasar más tiempo en familia al aire libre.

Sus mayores gastos fueron seguros de salud y gas. El viaje duró un año y medio.

Salieron de la ciudad de Nueva York en abril de 2017 para regresar a la ciudad a tiempo para que Graham comenzara el jardín de infantes en septiembre, aunque la pareja decidió estudiar en casa.

“Estamos constantemente influenciados por eventos pasados, incluso sin recordarlos activamente, y creo que el beneficio más destacado de los viajes es moldear nuestros puntos de vista, perspectivas y carácter”, escribió la familia en su sitio web en respuesta a las personas que afirmaban que los niños también son jóvenes para recordar el viaje.

Te puede interesar: En 2020 Nueva York tendrá el primer Museo del Maquillaje