Noticias

Tecnologías digitales ¿contra la democracia y el orden social?

Un experto en tecnologías digitales asegura que éstas amenazan el orden social y la democracia, y plasma en un libro detalles de los aspectos más adversos de la problemática con sus posibles soluciones.

Jamie Bartlett es un experto británico en la relación entre nuevas tecnologías y democracia. En su libro, The People Vs Tech: How the Internet Is Killing Democracy (and How We Save It). El pueblo versus la tecnología: Cómo internet está matando la democracia (y cómo la salvamos) propone formas de acción que pueden impedir que se desate el autoritarismo.

El texto analiza cómo las plataformas de redes sociales, los datos masivos, la tecnología móvil y la inteligencia artificial hacen tambalear el buen funcionamiento de la democracia y propone 20 ideas para salvarla ante la amenaza de las tecnologías digitales. Obviamente como experto en el área, Bartlett, las valora y considera que tienden a expandir las capacidades humanas y hasta crear más felicidad. “Pero eso no significa que sean buenas para la democracia”.

Te puede interesar: Cuando la tecnología se adueña de tu vida

Una de las principales ideas que expone en su libro es combatir la distracción: Ser uno mismo no es una obviedad en la era digital. Es más fácil, en cambio, “convertirse en un esclavo de la adicción a internet y la naturaleza frenética, implacable, de la vida online a costa de sus poderes de concentración y atención“. Bartlett recomendó tener tiempos de dispositivos apagados, evitar el “ciclo de ver qué hay” y nunca, jamás, recargar el feed en las redes. “Como todas las prácticas adictivas, necesita moderarse con disciplina verdadera“.

La obra inicia con una advertencia: “En los próximos años o bien la tecnología destruirá la democracia y el orden social tal como los conocemos, o la política impondrá su autoridad sobre el mundo digital. Se vuelve cada vez más claro que la tecnología está ganando esta batalla”.

Según el autor, son seis pilares los que permiten que la democracia funcione; ciudadanos activos, una cultura común, elecciones libres, igualdad entre las partes interesadas, competencia económica con libertad civil y confianza en la autoridad.

Todos los puntos son vulnerables a las tecnologías y alrededor de esos problemas gira el libro que toca temas polémicos como manipulación, adicción, y  noticias falsas, así como el escándalo tecnológico del año que involucra a Facebook en el cual la consultora Cambridge Analytica vulneró datos de millones de usuarios que fueron utilizados para influir en la intención del voto en el marco de la campaña presidencial de Estados Unidos en 2016.

Te puede interesar: Neuropolítica: nuevas tecnologías para “leer tu mente” e influir en lo que votas

Atamayca Jiménez