Noticias

Sudáfrica vigila otra nueva variante del coronavirus

Investigadores han observado nuevas variantes de coronavirus que llevan muchas de las mismas características de otras cepas. La variante que observan, denominada C.1.2, ha aparecido en Sudáfrica y en otros siete países.

Sudáfrica vigila otra nueva variante del coronavirus

El equipo de investigadores desconoce si su constelación de mutaciones la hará más peligrosa, pero lleva cambios que han dado a otras variantes una mayor transmisibilidad y la capacidad de evadir la respuesta del sistema inmunitario hasta cierto punto.

De acuerdo a los investigadores, tener más mutaciones no equivale necesariamente a más peligro. Algunas mutaciones pueden debilitar un virus, e incluso una mutación adicional podría anular los efectos de otra.

Actualmente estamos evaluando el impacto de esta variante en la neutralización de anticuerpos tras la infección por el SARS-CoV-2 o la vacunación en Sudáfrica”, escribieron en un informe publicado en línea como preimpresión.

Es demasiado pronto para que la variante sea designada como variante de interés o variante preocupante por la Organización Mundial de la Salud, por lo que todavía no tiene una designación en alfabeto griego.

La OMS nombra actualmente cuatro variantes preocupantes, que se transmiten más fácilmente, afectan a la gravedad de la enfermedad o evaden las pruebas, las vacunas o los tratamientos:

  • Alfa o B.1.1.7;
  • Beta o B.1.351;
  • Gamma o P.1;
  • y Delta o B.1.617.2.

Maria van Kerkhove, responsable técnica de Covid-19 para la OMS, señaló que muy pocas personas diagnosticadas con coronavirus han resultado infectadas con la variante C.1.2.

“Hasta la fecha hay unas 100 secuencias de C.1.2 notificadas en todo el mundo, las primeras de mayo del 21 en Sudáfrica”, dijo en Twitter.

Variantes como Alpha y Delta, se han extendido rápidamente en gran parte del mundo.

Lee aquí: Nueva variante Lambda podría neutralizar las vacunas

Variantes están superando a los sistemas inmunitarios

Sudáfrica vigila otra nueva variante del coronavirus

La Universidad de California en San Francisco analizó más de 1.300 casos de COVID y descubrió que en la mayoría de ellos había variantes. Variantes que tenían espacio para mutar porque muchas personas siguen sin vacunarse.

Las nuevas cepas y mutaciones evolucionan para hacerse más resistentes a los anticuerpos, que es lo que se encontró en el estudio que analiza los casos de coronavirus del Área de la Bahía a principios de este año.

En un nivel no nos dice mucho que sea sorprendente”, indicó el Dr. Peter Chin-Hong. “Es un estudio difícil de seguir. Es más especulación que realidad”.

El estudio implica que las variantes de COVID son más astutas que nuestro sistema inmunitario.

De los 1.373 casos de coronavirus, entre el 125 y el 9% eran casos de avance. De ellos, el 78% de las infecciones en personas totalmente vacunadas fueron causadas por variantes con mutaciones resistentes a los anticuerpos.

Se cree que hay tres factores que impulsan las infecciones de avance: más virus, inmunidad menguante y variantes con mutaciones resistentes.

Pero por mucho que cada uno de estos factores sea algo a tener en cuenta, el Dr. Chin-Hong dice que la transmisión generalizada de un virus agresivo, como la variante delta de COVID, puede en realidad estar ayudando a mantener a raya variantes aún más peligrosas.

El estudio también implica que mientras el virus tenga un gran número de personas sin vacunar a las que infectar, seguirá mutando y evolucionando hasta que, finalmente, las vacunas actuales no puedan protegernos. Lo que hace mucho más importante incrementar las vacunaciones.

“Las personas no vacunadas son los reservorios de toda la transmisión del virus en cualquier comunidad”, expresó Chin-Hong. “Si se vacuna a todos ellos, el campo de fuerza se hará más grande y se detendrá la producción de estos mutantes en general”.

Fuente CNN y NBC.

También puedes leer: UE restringirá viajes no esenciales por casos de coronavirus