Noticias

Restos de 215 niños hallados en internado de Canadá

La muerte de los niños nunca fueron documentadas.

Restos de 215 niños hallados en internado de Canadá
Imagen archivo referencial.

Como un “desgarrador” capítulo para la historia de Canadá, fue calificado por Justin Trudeau, primer ministro canadiense, el hallazgo de 215 niños indígenas enterrados en una antigua residencia escolar de la localidad de Kamloops.

Sus muertes nunca fueron documentadas, sus cuerpos estaban desaparecidos y son testimonios que se amontonan, tras una revelación de víctimas de vejaciones dentro de estas escuelas, en las que se entrelazan más de 4.000 niños fallecidos. 

Después de conocerse la desgarradora noticia, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, escribió en su cuenta de Twitter: “Las noticias del descubrimiento en la antigua escuela residencial de Kamloops me rompen el corazón: es un doloroso recordatorio de ese capítulo oscuro y vergonzoso de la historia de nuestro país. Pienso en todos los afectados por esta angustiosa noticia. Estamos aquí para ustedes”.

Descubrir los restos de 215 niños indígenas sepultados en terrenos de la Escuela de Kamloops, en Canadá, califica como uno de los hechos más desgarradores de los cuales puede ser testigo una nación.

El hecho se hizo público a través de un comunicado de Rosanne Casimir, jefa del grupo indígena de la provincia de la Columbia Británica, el cual señala que los cadáveres se hallaron el pasado fin de semana en la residencia escolar, con la ayuda de un especialista en radares de penetración terrestre. 

“En nuestra comunidad teníamos sospechas que hemos sido capaces de verificar. Por lo que sabemos, estos niños desaparecidos son muertes no documentadas”, afirmó Casimir, quien atinó  que en este momento tienen “más preguntas que respuestas” y que podría haber más muertos en otros terrenos de la escuela.

Ahora, la nación entera de Tk’emlúps te Secwépemc acepta con dolor la tarea de colaborar con el forense, para intentar llegar a las comunidades de origen, que en el transcurso de unos 80 años perdieron a sus hijos, mientras asistían a la escuela. 

Ellos aspiran tener resultados en un promedio, a mediados de junio próximo.

De la misma forma, Terry Teegee, jefe regional de la Asamblea de las Primeras Naciones de la Columbia Británica, por medio de un comunicado, consideró la búsqueda de esas tumbas como un “trabajo urgente” que “refresca el dolor y la pérdida de todas las Primeras Naciones de la Columbia Británica”. 

Mientras que, Nicole Schabus, profesora de derecho en la Universidad de Thompson Rivers, recordó que cada uno de sus estudiantes de primer año de derecho frecuenta, por lo menos un día, los espacios de la antigua escuela residencial, donde conversan con los sobrevivientes acerca de las condiciones que ocurrían y toleraban.

“Genocidio cultural”

Estas prácticas sistemáticas de la Iglesia Católica en Canadá de la Escuela Residencial Indígena Kamloops terminaron en el año 1978. Las mismas eran parte de un sistema escolar que separaba a la fuerza a niños indígenas de sus familias. 

Pero no fue hasta el 2015, después de una investigación de seis años, cuando estos hechos de violación del derecho a la vida y a la niñez fueron reconocidos como un “genocidio cultural”.

Este expediente sirve de testimonio documentado, que refleja toda serie de vejaciones, abusos físicos, violaciones, desnutrición, experimentos científicos, además de desapariciones. 

Este sistema llegó a albergar cada año hasta 500 niños procedentes de comunidades indígenas, de lo cual no existen registros claros, y que afectó la vida de unos 150.000 niños, que eran presuntamente educados bajo las normas de instituciones dirigidas por iglesias cristianas de Ottawa, desde 1840 hasta el 1996, cuando fue clausurado el último de estos centros. 

Una disculpa oficial es lo que hasta ahora han recibido estas familias indígenas, por el internamiento forzado de niños, en el 2017, por el Gobierno de Canadá.

Entretanto, el Ejecutivo de Trudeau designó a dos residencias que sirvieron de escenario de esta matanza silenciosa, como Sitio Histórico Nacional, y como una forma de reconocer errores del pasado.

con información de EFE y Reuters.

También puedes leer: Más de 35.000 niños quedaron huérfanos por el coronavirus