Noticias

Pisos vacíos de oficinas en New York sirven como estudios artísticos

Los locales que se vaciaron en New York debido a la pandemia son usados como centros creativos de los artistas.

Pisos vacíos de oficinas en New York sirven como estudios artísticos

La ciudad de New York quedó con millones de pies cuadrados vacíos por la crisis del covid-19, sin embargo, algunos propietarios han aprovechado estos espacios para darle usos creativos.

La heredera inmobiliaria y pionera de las artes escénicas de vanguardia, Anita Durst, quien además fundó ChaShaMa, una organización sin fines de lucro que ofrece espacio para ensayos y presentaciones para artistas en New York, ha aprovechado los espacios vacíos de las oficinas para crear centros para artistas neoyorquinos.

El programa ChaShaMa ha proporcionado espacios a más de 30.000 artistas en New York, organizando 1.500 talleres y clases de arte en las zonas vulnerables y marginadas de la ciudad.

Ha organizado cerca de 4.000 eventos de arte en lugares públicos de New York City. En este momento, la organización se ha asociado con propietarios de inmuebles y bienes raíces para proporcionar más espacios a los artistas neoyorquinos en medio de la crisis del covid-19.

Durante la pandemia, Durst, comenzó un programa denominado Storefront Startup para apoyar de alguna manera a las pequeñas empresas lideradas por minorías proporcionándole tiendas minoristas emergentes.

De esta manera, la heredera inmobiliaria proporcionó oportunidades para surgir en medio del cierre que vivió el sector de entretenimiento en la Gran Manzana.

Hasta el momento, Durst tiene minoristas abiertos en 25 ubicaciones en la ciudad y ha aumentado hasta 150.

“Con todos los espacios vacíos en la ciudad, cuanto más podamos activar temporalmente, no solo ayudará a la economía sino que ayudará a nuestra psique y ayudará a regresar a New York”, expresó Durst.

Con todos los espacios que quedaron vacíos el año pasado durante el confinamiento, Durst y algunos de sus socios utilizaron los lugares como medio para impulsar el mundo artístico y ofrecerle a los artistas la oportunidad de volver a trabajar.

Puedes leer: Inversión millonaria, critican perro robot en New York: “no solucionará la delincuencia”

Cory Silverstein, hijo de Roger Silverstein de Silverstein Properties y nieto del propietario del World Trade Center, tomó la iniciativa de Durst, y conformó otro programa de residencia artística, denominado Silver Art Projects.

Este programa ofrece espacio a los artistas a través de otro programa de residencia comisariada en 4 World Trade Center en la ciudad.

“Escribimos una propuesta de negocios que muestra que podría ser valiosa para la comunidad”, dijo Silverstein.

El espacio con más de 40.000 pies cuadrados, ahora proporciona 500 pies cuadrados a cada uno de los artistas, quienes son elegidos por un jurado para una ocupación de ocho a diez meses.

“Dado que el espacio es tan grande, muchas de sus obras han aumentado en escala. Impactará positivamente a aquellos que puedan convertirse en patrocinadores y amigos de estos artistas”, añadió.

Los grandes inversoras de la ciudad, pretenden con esta iniciativa impulsar nuevamente el arte y el entretenimiento en New York, después de estar más de un año cerrados y con restricciones por la pandemia del coronavirus.

Y aunque ya el gobernador del estado, Andrew Cuomo, ha reactivado la industria del entretenimiento, muchos artistas se quedaron sin sus puestos de trabajo y sin espacios para mostrar su arte por la crisis económica.

Silverstein comentó para The New York Post, que estaba convenciendo a otros propietarios de bienes raíces para que incursionen e impulsen el medio artístico en la Gran Manzana.

“Silver Arts es un modelo para nosotros y queremos alentar a otros propietarios de bienes raíces a que lo utilicen como modelo para ellos”, dijo.

con información de The New York Post.

También puedes leer: New York enfrenta una crisis de hoteles vacíos por la pandemia