Noticias

Panamá ofrecerá a latinoamericanos “turismo de vacunas”

En un intento por impulsar el turismo, Panamá se convertirá en la primera nación centroamericana en ofrecer dosis de vacunas COVID-19 a los turistas.

Panamá ofrecerá a latinoamericanos “turismo de vacunas”

De acuerdo a lo comunicado por el Ministerio de Salud de Panamá, los turistas recibirán las vacunas de AstraZeneca con un intervalo recomendado entre las dos dosis de ocho a 12 semanas.

Vacutur Panamá” es el proyecto con el cual las autoridades buscan reactivar la economía del país, y aunque no quedó claro cuándo entrará en vigor la iniciativa, los visitantes que deseen inocularse deberán alojarse al menos dos noches en hoteles registrados en la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP).

De acuerdo a lo informado por la Presidencia de Panamá, la implementación de la medida podría contribuir a la recuperación de más de 100,000 empleos.

La economía panameña, que se redujo casi un 18% debido a la ralentización de la pandemia, ha comenzado a reanudar su actividad tras un descenso de los contagios en las últimas semanas gracias a su esfuerzo de vacunación.

Panamá ha aplicado hasta la fecha 742,690 dosis de vacunas en todo el país. Y recientemente recibió 74,400 nuevas dosis, que da un tota de 1,286,400 dosis de la vacuna COVID-19.

Las autoridades también han señalado que planean aplicar una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus a partir del primer trimestre del próximo año.

De acuerdo a los reportes de AP, Ivette Berrío, viceministra de Salud, señaló que el país está negociando con la farmacéutica Pfizer una nueva provisión de vacunas, que es la más usada en el avanzado programa de inmunización en el país centroamericano.

Vacunación en América Latina ¿lento, pero seguro?

Panamá ofrecerá a latinoamericanos “turismo de vacunas”

Las vacunas de COVID-19 han llegado lentamente a América Latina y el Caribe, pero las tasas de vacunación siguen siendo muy bajas en comparación con otras regiones del mundo, de acuerdo a los datos aportados por la Fundación de Investigación del Observador (ORF).

La situación dista mucho de ser ideal, por lo que los gobiernos se ven obligados a seguir buscando soluciones para adquirir vacunas, realizar esfuerzos diplomáticos bilaterales y multilaterales para garantizar las donaciones, y distribuir y administrar las vacunas de manera justa, equitativa y eficiente.

El progreso subóptimo de la vacunación es contradictorio dado que una cuarta parte de los 20 países del mundo con el mayor número de casos totales acumulados de COVID-19, se encuentran en la región. Hasta el 20 de julio de 2021, se han administrado 3.400 millones de dosis en todo el mundo.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el organismo internacional especializado en salud del Sistema Interamericano y oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo el 14 por ciento de la población total de América Latina y el Caribe está totalmente inmunizada.

Esto significa que el 9% de los 1.000 millones de habitantes del mundo que se calcula están totalmente vacunados pertenecen a la región, y que aproximadamente 1 de cada 10 personas están totalmente inmunizadas en todo el mundo.

Las tasas de vacunación varían de un país a otro, ya que algunos países aún no han podido aplicarlas a más del 1% de su población.

Hay aspectos estructurales, institucionales y políticos clave que ofrecen una explicación.

En primer lugar, los países no han sido capaces de inmunizar a un ritmo más rápido en parte porque la región de América Latina y el Caribe ya tenía problemas estructurales, que no ayudan a las condiciones previas que conducen a la crisis sanitaria.

Además, América Latina y el Caribe ha sido persistentemente la región más desigual del mundo, en la que la mayor parte de la población está marginada y no tiene acceso a bienes y servicios públicos como la salud y la educación de alta calidad.

Fuente CNN / ORF.

También puedes leer: Desertor chino advirtió a EEUU del coronavirus en 2019