Noticias

Policías del NYPD en riesgo ante posible brote de coronavirus

Más de 30 casos positivos de coronavirus se han registrado en el NYPD, lo que mantiene en alerta a las autoridades por un posibles brotes dentro del cuerpo de la policía.
Legisladores impulsan proyecto de ley que exigirá a policías del NYPD vivir en la Gran Manzana

El Departamento de Policía de Nueva York ha registrado al menos 36 nuevos casos de coronavirus en los primeros 10 días de octubre, de acuerdo a la información suministrada por el comisionado de NYPD, Dermot Shea.

De acuerdo a las declaraciones del comisionado del NYPD, 36 funcionarios del departamento de la Policía han informado mediante llamadas telefónicas posibles síntomas de coronavirus, situación que ha puesto en alerta a las autoridades.

El comisionado del NYPD indicó que la cifra es elevada en comparación a los 42 funcionarios que llamaron expresando síntomas en los meses de julio, agosto y septiembre. Shea pidió a los funcionarios activos tomar una serie de precauciones para evitar sigan surgiendo nuevos brotes de covid-19 dentro del departamento.

Por medio de un vídeo, el comisionado detalló que la Comisaría 48 ubicada en el Bronx registra cinco casos de covid-19, mientras que la Comisaría 71 en Brooklyn contabiliza al menos cuatro nuevos contagios de coronavirus.

La pandemia del coronavirus ha atacado duramente a los policías del NYPD. En los meses de abril y mayo, cerca de 6.000 funcionarios del NYPD se contagiaron del virus y 46 de ellos fallecieron a consecuencia de la enfermedad.

NYC entre un peligroso rebrote de casos

Más de 10 vecindarios de la ciudad de Nueva York han registrado un incremento significativo de casos lo que llevó a las autoridades de la gobernación de Cuomo a cerrar negocios no esenciales y las escuelas en los “puntos rojos”.

Desde el pasado jueves, las nuevas medidas de restricción entraron en vigencia en al menos 12 vecindarios de la ciudad de Nueva York ante el aumento de la tasa de infección, que ha sido la más alta desde finales del mes de junio.

Las medidas de restricción afectan a más de 60 escuelas públicas en las zonas rojas (donde el incremento de casos es mayor), y 87 escuelas en las zonas naranjas (áreas adyacentes a las zonas rojas). El cierre de las escuelas en los vecindarios afectados ocurre apenas una semana después de la reactivación de las clases presenciales.

Mientras que otras 308 escuelas ubicadas en zonas amarillas, estarán sometidas a jornadas de pruebas de coronavirus semanales para llevar el control de posibles brotes en la comunidad estudiantil.

Se incrementan las protestas

El nuevo cierre de negocios esenciales y limitaciones de capacidad, ha generado una ola de manifestaciones en la comunidad religiosa, especialmente la judía ortodoxa.

Las manifestaciones iniciaron el pasado martes 6 de octubre, y se extendieron hasta este jueves, cuando inician las restricciones anunciadas por el gobernador Cuomo. Gran cantidad de personas se sumaron a las manifestaciones, que iniciaron principalmente los miembros de la comunidad judía-ortodoxa.

La zona más caliente por las manifestaciones ha sido en Borough Park de Brooklyn, este fue catalogado como “zona roja” por el incremento nuevos contagios.

El gobernador Cuomo ordenó la prohibición de reuniones religiosas con más de 10 personas en las “zonas rojas” y 25 personas como máximo en las “zonas naranjas”, factor determinante para que los líderes religiosos de estos vecindarios salieran a las calles a manifestar.

Estas nuevas restricciones inician justo cuando los judías celebran el Sucot, festividad que se celebra a lo largo de siete días hasta este viernes 9 de octubre.

Por su parte, los líderes de la comunidad judía ortodoxa, el rabino David Zwiebel, expresó su desacuerdo con la decisión de las autoridades de Nueva York e indicó que estaba considerando iniciar una pelea “judicial” si el estado no cambiaba la medida de 10 personas de aforo en las casas de cultos o religiosas.

El líder religioso señaló que las nuevas medidas de restricción podrían considerarse un ataque directo a las comunidades religiosas, “básicamente acabaría con la totalidad del espíritu de las festividades”, añadió Zwiebel en relación al número de personas que podrán estar dentro de las casas de cultos.

También puedes leer: Legisladores impulsan proyecto de ley que exigirá a policías del NYPD vivir en la Gran Manzana