Noticias

Nueve de cada diez niñas padecen ansiedad por la pandemia

La mayor crisis sanitaria de los últimos 100 años ha obligado al mundo a imponer cuarentenas, para limitar la transmisión de la enfermedad; y según cifras de la Unesco, un 91% de colegios y universidades han cerrado sus puertas, afectando los niveles de ansiedad en nueve de cada diez niñas y adolescentes.

Ansiedad

La separación y restricción entre personas, tanto de la familia como entre los amigos y amigas, es una medida que puede afectar su bienestar e incrementar los niveles de ansiedad, debido a la prohibición de asistir a sus clases regulares, así como cambiar tareas y horarios en medio del confinamiento.

La pandemia del nuevo coronavirus ha arrojado como resultado, que un importante número de infantes y jovencitas presenten un nivel medio o alto de ansiedad, detalla el informe de Plan Internacional, que muestra que son las de España e India las que más reconocen haber tenido cambios más significativos en sus vidas.

“Vidas interrumpidas: el impacto de la COVID-19 en las niñas y las jóvenes”, fue presentado este lunes por la ONG, elaborado con 7.000 testimonios de pequeñas y jovencitas de 14 países, entre los que se encontraba España y la India.

La investigación afirma que son las menores las que más padecen los efectos secundarios de la pandemia y que existe una reciprocidad entre su grado de ansiedad y su nivel socioeconómico, de manera que, cuanto más bajo es éste, los niveles de ansiedad se incrementan.

El experimento también se aplicó en países como Estados Unidos, Brasil, Nicaragua, España, Francia, India, Australia y Vietnam. Pero, entre todas las que participaron en el estudio, las de España e India son las que más consideran que las medidas para frenar el contagio del virus han supuesto un gran cambio en sus vidas.

En este punto, el informe especifica que España ha tenido el mayor número de contagios reportados en Europa, por lo que tuvo que acudir de prisa con una cuarentena estricta a nivel nacional.

Ansiedad

Los temores más frecuentes

Otro aspecto importante del estudio se refirió a los temores más frecuentes entre todas las encuestadas, donde se destacó que son: el bienestar de sus familias; y al 40 % de las niñas también les preocupa su propia salud, lo cual inquieta a un tercio de las encuestadas.

En Europa, el principal miedo es que la familia o las amistades enfermen a causa del virus, seguido de la incertidumbre sobre la escolarización y cómo afectaría a su aprendizaje y planes futuros.

En riesgo la salud mental

Solo en España, advierte otro informe, la crisis de la COVID-19 ha puesto en riesgo la salud mental del 46 % de los ciudadanos, concluye un estudio internacional de la Open Evidence.

El 26 % de las niñas y adolescentes consultadas expresaron sentir ansiedad por inquietudes como la pérdida de los ingresos familiares; y la peor consecuencia de la pandemia para el 62 % es, no haber podido ir a la escuela; haber interrumpido sus costumbres de socializar.

Solo el 13% de las encuestadas ha podido acceder a algún tipo de ayuda: subvenciones gubernamentales, becas escolares o apoyo de amigos o familiares que no viven en el mismo hogar.

Sobre el futuro, el 33 % cree que la pandemia reducirá sus oportunidades laborales, el 25% que lo hará a sus ingresos y el 19 % que le obligará a dejar su educación, mientras que el 29 % cree que es “una oportunidad para crear un mundo mejor”, publicó Efe.

Ansiedad

“Ni un paso atrás”

En el informe, Plan Internacional exhorta a los líderes mundiales, nacionales, regionales y a todos los agentes implicados a que garanticen los planes, medidas e intervenciones de respuesta a la COVID-19 de forma equitativa; además, a tener en cuenta los desafíos concretos a los que se enfrentan las niñas y adolescentes por razón de edad y género.

Esto los insta a no dar “ni un paso atrás“, a objeto de que la ayuda llegue a las comunidades y grupos más vulnerables a los altos niveles de ansiedad, en especial a las niñas y a las jóvenes.

Por otro lado, piden a las autoridades nacionales que protejan a las familias vulnerables, para que las ayuden a cubrir sus necesidades básicas, amplíen los servicios ya existentes, les proporcionen ayuda humanitaria y trabajen de la mano con las organizaciones de ayuda internacional.

En el aspecto educativo, ellos considera imprescindible dar prioridad a la educación presencial y, de no ser posible, permitir que sea accesible para todos los educandos.

También puedes leer: Bill Gates dice que la pandemia acabó con 25 años de progreso de vacunas