Noticias

Aumentó el número de mujeres ciclistas en Nueva York durante la pandemia

La alternativa por usar bicicletas se extendió por todos los Estados Unidos, tras las problemáticas de transporte generadas por la pandemia; una iniciativa que ha visto su crecimiento de forma más notable en Nueva York, donde las mujeres han tomado el control del ciclismo.

Aumentó el número de mujeres ciclistas en Nueva York durante la pandemia

Se estima que en la Gran Manzana hubo un 80 por ciento más de viajes en bicicleta en el mes de julio, en comparación con el 2019, y allí se observó un notable aumento del 147 por ciento de las mujeres en bicicleta, según datos de Strava Metro, una aplicación de seguimiento de la movilidad. utilizado por 68 millones de personas en todo el mundo.

Otras ciudades estadounidenses importantes, incluidas Washington, Boston, Chicago y Los Ángeles, también han experimentado un renacimiento del ciclismo impulsado en gran medida por las mujeres.

El número de mujeres ciclistas en cada una de esas cuatro ciudades aumentó en más del 80 por ciento en agosto en comparación con el mismo mes anterior, mientras que los aumentos en el número de ciclistas masculinos fueron mucho menores.

Durante la mayor parte de la última década, los ciclistas masculinos han superado a las ciclistas femeninas en una proporción de tres a uno.

Pero el brote ha cambiado rápidamente la escena en las calles.

En Citi Bike, el programa de bicicletas compartidas de Nueva York, las mujeres constituyen ahora la mayor proporción de usuarios desde que se introdujo el programa en 2013.

Desde marzo, el porcentaje de mujeres que utilizan activamente Citi Bike y compran membresías por primera vez, ascendieron a alrededor del 40 por ciento del total de miembros, niveles récord en cada categoría.

En junio, un récord del 53 por ciento de las personas que montaron una Citi Bike por primera vez eran mujeres. Y más del 60 por ciento de los que se inscribieron en la oferta de membresías gratuitas de bicicletas compartidas para trabajadores esenciales en Nueva York, también eran mujeres.

“Creo que es prometedor, es de esperar que sea algo bueno salir de esta crisis”, destacó Sarah M. Kaufman, a The New York Times, directora asociada del Centro Rudin de Transporte de la Universidad de Nueva York.

Te puede interesar: Estados Unidos se está quedando sin bicicletas

¿Qué pasará cuando todo vuelva a la normalidad?

Aumentó el número de mujeres ciclistas en Nueva York durante la pandemia

Si las mujeres permanecen en bicicleta será una prueba para los funcionarios de la ciudad que están bajo presión para reducir el espacio para los automóviles, dejar más espacio para ciclistas y peatones.

Otras ciudades enfrentan desafíos similares en un país donde el ciclismo nunca se ha acercado a los niveles observados en algunas naciones europeas y asiáticas.

“No hay forma de que alcancemos altas tasas de ciclismo si no resolvemos la brecha de género”, destacó Jennifer Dill, profesora de estudios urbanos y planificación en la Universidad Estatal de Portland.

“La gran pregunta ahora es cómo esto cambiará el comportamiento a largo plazo”. “Esta es una gran oportunidad si las ciudades la aprovechan”, agregó.

Sin igualdad de género en el ciclismo

El New York Times señala que durante décadas, Estados Unidos ha tenido una de las peores disparidades de género en el ciclismo en el mundo, con solo alrededor del 30 por ciento de los viajes en bicicleta en el país realizados por mujeres.

El registro va acorde a lo señalado según el libro de próxima publicación “Ciclismo para ciudades sostenibles” de Ralph Buehler y John Pucher, investigadores de transporte.

Los expertos en tránsito dicen que la brecha refleja en parte la forma en que las normas tradicionales de género todavía imbuyen la vida estadounidense: se espera que las mujeres lleguen al trabajo vestidas con más cuidado, lo que puede ser un desafío después de largos paseos sudorosos.

Sus desplazamientos también suelen implicar más paradas para hacer mandados y niños con chófer que los de los hombres, lo que es menos fácil de hacer en bicicleta.

Pero las encuestas muestran que el mayor obstáculo para las mujeres al andar en bicicleta son los peligros percibidos.

Por cada milla recorrida, un ciclista tiene seis veces más probabilidades de morir en los Estados Unidos que en Alemania, los Países Bajos o Dinamarca, que han invertido más en infraestructura para bicicletas, según Pucher.

Pero en Nueva York, donde las carreteras siguen estando en gran medida centradas en los automóviles a pesar de los recientes esfuerzos por reforzar la red de carriles para bicicletas de la ciudad, la brecha de género ha persistido.

Lee aquí: Mujeres toman el volante en la profesión menos diversa del mundo