Noticias

Imponer uso de máscaras faciales, reduciría a la mitad infecciones por coronavirus

A pesar de que el uso de las máscaras faciales se convirtió en la nueva normalidad, no ha sido una medida del agrado de muchos, sin embargo, su efectividad ha sido demostrada para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Y aunque las imposiciones no suelen bien vistas, obligar a las personas a usar máscaras faciales tiene un “impacto significativo” para detener la propagación de la COVID-19, y puede reducir casi a la mitad el número de nuevas infecciones, según un reciente estudio.

Imponer uso de máscaras faciales, reduciría a la mitad infecciones por coronavirus

Investigadores de la Universidad Simon Fraser de Canadá afirman que se ha registrado “hasta un 46 por ciento de reducción promedio” en nuevos casos, tras la implementación de los mandatos de mascarillas.

Las zonas donde se impuso el uso de mascarillas como medida de protección, vieron una reducción semanal promedio de 25 a 31 por ciento en los casos de COVID-19 recién diagnosticados, en relación con aquellos que no tenían tal política, afirma el estudio.

El equipo estima que si se hubiera ordenado el uso de máscaras faciales en todo Canadá a partir de julio, el Gran Norte Blanco podría haber visto al menos un 25 por ciento menos de casos. Y posiblemente incluso un 40 por ciento.

Las variaciones se presentaron debido a la cantidad de personas que cumplieron con el mandato en cada área.

“La medida puede no ser efectiva en la práctica sino se logra aumentar la prevalencia del uso de mascarilla, o si conduce a un aumento de los contactos debido a una falsa sensación de seguridad”, advierte la publicación.

El equipo de economía de la Universidad de Columbia Británica señaló que las máscaras se han convertido en un “tema polémico” con “teorías de conspiración e información errónea” a pesar de la relativa facilidad para usarlas.

Los datos mostraron que efectivamente, “usar una máscara puede tener un impacto significativo en la propagación del coronavirus“.

máscaras faciales

“La política del uso de máscaras puede ser más efectivas para reducir la tasa de crecimiento de casos”, dice el estudio.

“Concluimos que los mandatos de máscara pueden ser una poderosa herramienta de política para reducir al menos temporalmente la propagación de COVID-19 … con poca perturbación económica asociada al menos a corto plazo”.

Máscaras faciales contra el coronavirus

Según las pruebas existentes, el coronavirus se transmite de una persona a otra por contacto directo o indirecto; a través de objetos o superficies contaminadas, o por medio de las secreciones bucales y nasales: la saliva, las secreciones respiratorias o las gotículas de secreciones que se expulsan por la boca o la nariz, por ejemplo.

Para evitar el contacto con estas gotículas, es crucial mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás, lavarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca con un pañuelo o con el interior del codo al estornudar o toser.

Un estudio de la Universidad de Arizona encontró que usar una cubierta facial reducía el riesgo de infección en un 24%, y hasta en un 99% para una máscara de filtración profesional de grado médico.

Junto con otras medidas preventivas, como el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos, los CDC dicen que las mascarillas faciales de tela ayudan a reducir la propagación del COVID-19, especialmente en espacios públicos.

máscaras faciales

El doctor especialista en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci ha dicho que el desarrollo de una vacuna no será suficiente para evitar el contagio del virus y no eliminará por siempre el uso de las mascarillas, esto principalmente porque la vacuna no llegará a toda la población mundial.

Fauci considera que está siendo práctico al decir: “Creo que si podemos vacunar del 75 al 80% de la población, sería un gran logro”; no obstante, “no va a eliminar la necesidad de ser prudentes y cuidadosos con nuestras medidas de salud pública”, afirmó en una conversación en Facebook Live con el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy.

Lee aquí: Las mascarillas no restriguen el oxígeno ni acumulan dioxido de carbono, revela un estudio