Noticias

Mandato de mascarillas en New York podría arruinar la recuperación económica

Expertos empresariales de Nueva York aseguran que la orden del uso de las mascarillas en interiores significará un “salto atrás” para el impulso que necesita “la gente para regresar a la oficina”.

Mandato de mascarillas en New York podría arruinar la recuperación económica

Kathryn Wylde, presidenta de Partnership for New York City, señaló que el uso de las mascarillas sería un retroceso significativo para lograr la ocupación física actual de las oficinas de la ciudad, de poco menos del 25%, según lo revelado por la firma de investigación y administración de edificios, Kastle Systems. 

Un panorama similar se vislumbra en el regreso de los empleados en varios bancos influyentes de la Gran Manzana, que vieron sus cifras incrementarse en un ínfimo porcentaje de apenas el 20% en los últimos 15 días.

Esta misma ejecutiva de la firma de investigación y administración de edificios, pronosticó a fines de junio, que el 62% de los trabajadores de oficina regresarían en septiembre, pero ahora, sí se hace efectivo el mandato de las mascarillas, la situación podría cambiar.

Wylde se mostró receptiva ante la necesidad de que se ordene un “mandato federal de que todos se vacunen”. La Asociación para la ciudad de Nueva York dice que la vacunación es la mejor manera de avanzar.

“Entre la imposibilidad de lograr tasas de vacunación suficientes; y la posible reversión a los requisitos de las mascarillas en la oficina, existe una gran incertidumbre sobre el ritmo de regreso a la oficina”, añadió Wylde.

Por su parte, la directora ejecutiva triestatal de CBRE, Mary Ann Tighe, coincidió con que la vacuna fuese en primer lugar lo más recomendable.

“Sería mucho mejor si, en lugar de máscaras, dijeran que todos los que trabajan en la ciudad deben vacunarse o hacerse la prueba semanalmente”, señaló.

A pesar de que el gobernador Andrew Cuomo todavía no ha ordenado el uso de las mascarillas en interiores como recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, sí fue enfático en que los municipios en áreas de “alto riesgo”, que incluye a la ciudad de Nueva York, según los patrones de los CDC, deberían “considerarlo seriamente”.

mascarillas

Otras voces de magnates inmobiliarios no se pronunciaron, y prefirieron hablar de otros temas o pensaron que era demasiado rápido para sacar conclusiones acerca de algo que de cierta forma se hace impredecible.

Uno de los empresarios, quien prefirió mantenerse en anonimato, señaló para The New York Post que el uso de las masacrillas es un “tema complejo del que la gente no quiere hablar”.

Lo cierto es que las oficinas ocupadas físicamente son esenciales para la ciudad, que obtiene la mayor parte de los ingresos fiscales de los impuestos relacionados con los bienes raíces comerciales. 

La buena noticia para la ciudad es que la mayoría de los grandes propietarios todavía reciben el alquiler completo, y un cambio en cuanto a la ocupación sí sería perjudicial, una vez que expiren los contratos de arrendamiento actuales. Tales pérdidas reducirían el valor de las propiedades y los ingresos fiscales que producen.

¿Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Morgan Stanley estaban “observando” y “monitoreando” la situación del uso de las mascarillas y podrían dar marcha atrás en los planes previamente anunciados para traer de regreso a la mayoría del personal.

De la misma forma, el gobernador Andrew Cuomo conversó con la Association for a Better New York, a la que una vez más pidió a las empresas “atraer a sus empleados del trabajo remoto” antes del Día del Trabajo.

También puedes leer: