Noticias

Los escándalos sexuales que han empañado la Casa Blanca

Desde los Padres Fundadores a Donald Trump, la historia presidencial de Estados Unidos ha estado está plagada de escándalos sexuales.

Durante décadas, las aventuras con una secretaria o una asistente -una situación evidente de abuso de poder- eran el pan de cada día. Ahora, la sociedad los condena y la prensa los persigue.

 

 

Donald J. Trump

Es el presidente número 45 de los Estados Unidos, ya desde los 80, más de 20 mujeres lo han acusado por ataques sexuales. Unos 50 testimonios fueron recopilados en una publicación del Times, de los cuales destacan una confesión de violación de su exesposa Ivana hasta detalles del caso Stormy Daniels.

Según trascendió, Daniels firmó un acuerdo de confidencialidad con el abogado de Trump, a cambio de 130.000 dólares para no revelar la aventura, antes de las elecciones de 2016.

Lee aquí:

 

Bill Clinton

Los escándalos sexuales de Bill Clinton tienen un largo historial de infidelidades: Gennifer Flowers; y acusaciones de violaciones: Juanita Broaddrick.

El mayor escándalo de Clinton fue con Monica Lewinsky, una pasante en la sede del Gobierno estadounidense. Sobre el encuentro, incluso trascendieron detalles como cierta escena sexual en el Salón Oval. Lo que en otra época hubiera sido pasado por alto, a Clinton le costó un “impeachment”, un juicio al presidente.

Su esposa Hillary sobrevivió a los embates como primera dama, y con el fin de la administración Clinton asumió una actitud política más activa que la llevó a la vicepresidencia de Estados Unidos.

 

John Fitzgerald Kennedy

La interminable lista de infidelidades de John F. Kennedy no le ha quitado el puesto como uno de los presidentes más populares de la historia de Estados Unidos. La actriz Marilyn Monroe, la periodista Inga Arvad, la “stripper” Blaze Starr o la amante de mafiosos Judith Exner Campbell están entre sus romances. Pero JFK tampoco tuvo inconveniente en seducir a dos de sus secretarias de la Casa Blanca, Priscilla Weir y Jill Cowan, con quienes se bañaba desnudo en la piscina presidencial. Sus apodos eran “Fiddle” y “Faddle”.

 

Warren Harding

Muchos contemplan a Warren Harding (1921-1923) como el peor presidente de la historia de EE.UU. Su estancia en la Casa Blanca estuvo plagada de corrupción, pero también de escándalos sexuales. Tuvo un romance de quince años con la mujer de un amigo y otro con una mujer a la que sacaba treinta años y con la que tuvo una hija.

Murió tras una intoxicación con comida en mal estado, pero los rumores de la época apuntan a que lo envenenó su mujer.

 

Ronald Reagan

La misma sociedad que miró a otro lado las infidelidades en las que caían casi todos los presidentes, se alborotó porque Ronald Reagan, el padre del conservadurismo contemporáneo, era un hombre divorciado. Reagan estuvo casado en su época de actor con Jane Wyman, entre 1940 y 1948, y volvió a contraer matrimonio con Nancy Davis en 1952.

Más peliaguda fue la acusación de que, también en 1952, forzó a la actriz Selene Walters a tener sexo con él. Lo escribió Kitty Kelley en una biografía no autorizada sobre “Nancy Reagan”. Ningún otro testimonio apoya la acusación, pero los Reagan tampoco interpusieron acciones legales contra Kelley.

 

George Washington

Fue el primer presidente de los Estados Unidos y, al parecer, quien marcó una pauta en este tipo de escándalos. Uno de los grandes misterios de su administración (1789-1797) todavía es su relación con Venus, una esclava que trabajaba en una finca familiar, en el estado de Virginia.

Aunque los historiadores niegan toda relación y alegan que existe poca evidencia para afirmar estos hechos, descendientes del supuesto hijo de Washington y Venus solicitaron en 1999 una prueba de ADN para demostrar el parentesco, según publicó el New York Times.

También puedes leer: Actrices de Hollywood confiesan el por qué de su silencio ante abusos sexuales

Isabel Cisneros