Noticias

75% de los bares de NYC podrían perderse por la crisis

43% de los bares de la ciudad de Nueva York estaban cerrados para el pasado 5 de octubre.
bares

La industria de los bares y restaurantes continúan siendo una de las más afectadas en la ciudad de Nueva York. Con las restricciones de capacidad, los bares, aún no han podido abrir completamente sus puertas, lo que ha puesto en riesgo a la industria.

La ciudad de Nueva York se encuentra en un proceso de reapertura, sin embargo, los nuevos casos han retrasado que el relajamiento de las restricciones, especialmente en las zonas que han sido afectadas por el repunte de casos.

Con más de seis meses sin poder reactivar sus actividades, la industria de los bares se va en picada. De acuerdo a unos datos recientes publicados por Womply, una empresa de marketing de software, 43% de todos los bares de la ciudad de Nueva York estaban cerrados el pasado 5 de octubre, mientras que, el gasto en los bares que aún estaban abiertos se redujo a 80%, estadidsticas que demuestran el impacto de la pandemia en la industria.

A pesar de que estos datos están únicamente enfocados en un solo día, se muestra el promedio de activación que ha tenido la industria durante la pandemia del coronavirus.

Esta estadística evidencia cómo la pandemia ha destruido gran parte de la industria de bares y restaurantes en la ciudad de Nueva York. Las medidas de distanciamiento social y los límites de capacidad, agregado a los pequeños espacios de los bares, ha dejado a una industria prácticamente vacía y quebrada.

Los altos costos de los alquileres también han influido para que muchos establecimientos de la industria cierren sus puertas, y posiblemente de manera definitiva ante una crisis que no da tregua.

Joaquin Simo, propietario de Pouring Ribbons, un bar clandestino en el East Village agrega que los alimentos básicos de las barras de los bares como los limones y las limas pueden costar hasta 25% más en la ciudad de Nueva York en comparación con otros lugares como California.

“Definitivamente podríamos perder tres cuartas partes de las barras con las que comenzamos el año, especialmente en Nueva York. Los bares son un negocio de volumen; históricamente, cuanto más ajetreado, mejor”, agregó Simo.

A pesar de estas estadísticas, los datos de Womply mostraron una ligera mejora para la industria. El gasto de los consumidores para el 5 de octubre fue de 17 puntos porcentuales más alto que los que se registraron el pasado 29 de septiembre.

La industria no logra levantarse

No ha sido fácil para la ciudad de Nueva York sobreponerse ante una crisis como la que ha generado la pandemia del coronavirus. Con gran parte de la economía paralizada, muchos negocios han batallado para no cerrar sus puertas, pero otros, han tenido que cerrar sus negocios al no tener cómo mantenerse.

Aunque la ciudad de Nueva York ha comenzado con ciertas reaperturas, los bares y restaurantes continúan siendo los más golpeados por la crisis. Los límites de capacidad han hecho que sus ingresos no lleguen a lo que producían antes de la pandemia.

La reapertura no es suficiente, dicen algunos de los dueños de restaurantes en la ciudad de Nueva York. Con tantos meses cerrados, solo sirviendo para llevar o en algunos casos, en exteriores, y con las nuevas limitaciones de capacidad, es probable que muchos establecimientos de la industria cierren a final de año.

Una auditoría realizada contralor estatal, Thomas DiNapoli, a inicios de este mes de octubre, reveló que la mitad de los bares y restaurantes de Nueva York podrían cerrar para siempre a finales de este año si no se desarrollan mecanismos para que puedan funcionar con una mayor capacidad en sus espacios interiores, sobre todo en la temporada de frío.

“La industria es desafiante en las mejores circunstancias y muchos restaurantes operan con márgenes estrechos. Ahora se enfrentan a una conmoción sin precedentes que puede provocar el cierre de muchos establecimientos para siempre”, agregó DiNapoli.

También puedes leer: La mitad de los bares y restaurantes de NYC podrían cerrar para siempre, revela una auditoría