Noticias

Impulsan ley para que agencias estatales y municipales de New York no colaboren con ‘La Migra’

La iniciativa impedirá que agencias y departamentos de policía de New York colaboren con ‘La Migra’.

Bajo una nueva legislación New York busca dar mayor protección a los inmigrantes

Este jueves la senadora estatal de New York, Julia Salazar y la asambleísta, Karines Reyes, introdujeron en la Legislatura Estatal de Albany un proyecto de ley bajo el nombre “Nueva York para Todos” que prohíbe y penaliza la colaboración de agencias neoyorquinas con “la Migra”, las autoridades federales en asuntos de inmigración.

Durante el gobierno de Trump, las medidas contra la comunidad inmigrante dejaron a personas de todo el mundo en una situación bastante precaria, dado que, se encontraban ilegales y por ende sin derechos y bajo el riesgo a ser deportados.

Aunque Biden con su plan de gobierno promete lo contrario, el ICE, Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, continúa adelantando operativos en New York, por lo que son varias las denuncias públicas que se han hecho informando de una incesante colaboración entre algunas agencias y departamentos de policía con organismos federales de inmigración.

La nueva ley propuesta por Salazar y Reyes, aunque es reciente, ya cuenta con el apoyo de varios legisladores de New York.

El punto fuerte de la legislación es que garantiza a las personas bajo custodia un aviso de sus derechos antes de hablar con ICE.

“ICE ha sembrado el temor en nuestras comunidades al desintegrar familias y provocar que los inmigrantes neoyorquinos vivan con miedo. No podemos permitir que nuestros gobiernos estatales y locales sean cómplices del maltrato sistémico que ICE inflige a nuestras comunidades, que incluye impedir el acceso a los servicios esenciales. Por este motivo, es urgente que aprobemos Nueva York para Todos, nuestra legislación que prohibirá a los organismos locales conspirar con ICE”, declaró la senadora Julia Salazar.

“El miedo que la confabulación con ICE genera en las comunidades tiene un impacto también en la salud pública, el acceso a la vacuna y a pruebas por el temor a la deportación. El ICE ha confiado en la colusión de los organismos locales para aterrorizar a nuestras comunidades de trabajadores de inmigrantes de color. No podemos seguir permitiendo que el ICE use nuestros recursos locales para canalizar de forma injusta a personas bajo su custodia, separar familias y deportar a otros neoyorquinos”, indicó Reyes quien junto a Salazar es pionera del proyecto de ley.

Tanto la senadora como la asambleísta esperan que pronto el gobernador del estado de New York, Andrew Cuomo, muestre su apoyo ante la nueva iniciativa.

Sin embargo, mientras esperan, diversas organizaciones de libertades civiles y de derechos de los inmigrantes como la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (New York Civil Liberties Union, NYCLU), la Coalición de Inmigración de Nueva York (New York Immigration Coalition) y el Proyecto de Defensa de Inmigrantes (Immigrant Defense Project) han apoyado abiertamente el anuncio.

“Simplemente no podemos cerrar los ojos ante las cicatrices duraderas de los años de Trump y el dolor continuo de nuestros vecinos inmigrantes que enfrentan la pandemia. Tenemos que abordar la grave desconfianza que existe en nuestras comunidades de inmigrantes hacia nuestras instituciones públicas. La Ley Nueva York para Todos nos permite proteger los derechos de nuestras comunidades de inmigrantes y establece un nuevo camino a seguir después de años de deportación y temor.

“Este proyecto de ley deja inequívocamente en claro que no permitiremos que la crueldad del ICE subvierta nuestro dinero, personal o maquinaria estatal y local, ya sea en el cumplimiento de la ley o la salud pública. Los neoyorquinos necesitan confiar en que nuestros gobiernos locales y la policía atiendan nuestras necesidades locales, sin continuar con un largo legado de cumplimiento de la ley racista de inmigración”, aseguró la directora ejecutiva de la NYCLU, Donna Lieberman. 

También puedes leer: Menos de $15.000 millones en ayuda federal serían insuficientes para New York