Noticias

Industria de viajes sigue al borde por la pandemia

La reactivación de la industria viajes se ve cada vez más complicada.

Industria de viajes sigue al borde por la pandemia

La industria de la aviación es uno de los sectores más afectados por la pandemia. La crisis ha obligado a muchos países a cerrar sus aeropuertos. La reactivación de este sector se ve cada vez más distante, en tanto que persistan las restricciones por el COVID-19. 

La demanda de pasajeros en los distintos países podría recuperarse este año a solo el 38% de los niveles que registró en el 2019, según pronósticos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), destaca CNN.

Su último reporte indica que la demanda en el 2020 fue de al menos una cuarta parte de la matriculada el año anterior. 

Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA dijo en un comunicado que las aerolíneas necesitarán apoyo continuo de los gobiernos para seguir siendo viables y ofrecer más viajes.

“La aviación es un motor importante de nuestro mundo y desempeñará un papel fundamental para ayudar al mundo a recuperarse del COVID-19. Asegurémonos de que reciba el apoyo que necesita para mantener a las naciones del mundo conectadas y unidas”.

Esto preocupa a gran escala a miles de empresas cuya estabilidad depende de los viajes y del sector turístico. De igual manera, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, asegura que estas firmas emplearon 330 millones de personas en todo el mundo en el 2019.   

“El turismo es uno de los sectores económicos más importantes del mundo. Da empleo a una de cada diez personas en la Tierra y proporciona sustento a cientos de millones más”, afirmó António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas.

La unwto.org señala que el turismo por ser uno de los sectores económicos más duramente golpeados por la pandemia del COVID-19, ya que, los viajes estuvieron completamente paralizados por un periodo prolongado de tiempo.

La organización calcula que durante el 2020 afectó entre el 58% y el 78% sus cifras de empleo directo poniendo en riesgo de entre 100 y 120 millones de trabajadores.

La crisis del COVID-19 ha demostrado la necesidad de reforzar la resiliencia y la inclusividad del sector turístico a través de la unidad y la cooperación entre agentes turísticos a escala nacional, regional e internacional, agrega.

En la 112ª reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT, celebrada en Georgia en septiembre del año pasado, el cual logró reunir a 170 delegados de 24 países, se acordó aplicar un mecanismo histórico: la Declaración de Tiflis, la cual reafirma el compromiso de lograr que los viajes internacionales vuelvan a ser seguros reconduciendo a la vez al sector hacia un futuro más sostenible e inclusivo.

En ese espacio se concluyó que “la crisis es una oportunidad para repensar cómo interactúa el turismo con nuestras sociedades, con otros sectores económicos y con nuestros recursos naturales y culturales y nuestros ecosistemas, con el fin de medirlo y gestionarlo mejor, garantizando una distribución justa de sus beneficios, e impulsar la transición hacia una economía turística neutra en carbono, más resiliente e inclusiva”.

De la misma forma, la IATA en un comunicado expone que este año se espera que el campo de las finanzas de las aerolíneas de un giro positivo importante, a pesar de seguir registrando pérdidas históricas, que llegarán a los 38.700 millones de dólares en 2021.

El texto añade que, anticipando la apertura de algunas fronteras hacia mediados de 2021 (tanto por la aplicación de las pruebas como por una distribución de la vacuna cada vez más amplia), confían en que los ingresos crezcan hasta los 459.000 millones de dólares.

No obstante, los costes tan solo crecerán unos 61.000 millones de dólares, mejorando el desempeño financiero de la industria. Y para finales de 2021 piensan que mejorarán los ingresos, aunque el primer semestre continúa siendo un gran desafío para la industria de aerolíneas, concluye la IATA.

También puedes leer: Miles de empleados ha perdido la industria de turismo en New York