Noticias

Industria de comida rápida registra pérdidas por la crisis

La pandemia sigue causando estragos en la industria de comida rápida, afectando directamente a Burger King y Tim Hortons.
comida rápida

Este martes, 27 de octubre, Restaurant Brands International, la multinacional de comida rápida canadiense-estadounidense, reportó que pese al aumento de ventas de Popeye, las bajas en Burger King y Tim Hortons causaron una caída del 8% en los ingresos trimestrales de la compañía.

De las tres marcas de comida rápida, las peores bajas se percibieron en Tim Hortons, la popular cadena de café canadiense que suele representar más de la mitad de los ingresos de Restaurant Brand, esta vez representó lo contrario con una caída en ventas del 12,5% en ventas durante el trimestre.

Una razón por la que las ventas de las cadenas de comida rápida bajaron es porque la pandemia cambió las rutinas de los bebedores de café, “las rutinas permanecen en espera para un porcentaje significativo de personas, ya que muchas oficinas, escuelas y otros establecimientos permanecen cerrados. Millones de personas siguen trabajando desde casa, y el reciente repunte de casos en diferentes partes del mundo ha provocado que algunas localidades restablezcan ciertas restricciones, incluido el cierre de comedores en algunos casos”, señaló Jose Cil, ejecutivo de Burger King.

De igual manera, ya han tomado medidas y a través de su programa de lealtad y la baja en medidas restrictivas las cadenas de comida rápida que han registrado pérdidas esperan que los clientes vuelvan, aún así estas medidas ayudarán a largo en plazo, mientras a corto plazo siguen haciendo reducciones de personal.

Burger King informó caídas en las ventas mismas tiendas del 7%

Popeyes es la única cadena de comida rápida que reporta un crecimiento positivo con un aumento del 17,4% en las ventas trimestrales. Incluso con su reciente éxito y que los clientes siguen regresando por el popular sándwich, la cadena de pollo frito representa solo una décima parte de las ventas netas de Restaurant Brands.

Al igual que muchas otras empresas, Restaurant Brands está haciendo un plan de reestructuración, cerrando varios de sus establecimientos para manejar los estragos de la pandemia, los ejecutivos esperan que los cierres tengan un impacto moderado en las ventas porque esas ubicaciones que están pensadas para un cierre generan 30% menos de ingresos en promedio.

Aún así, excluyendo las tarifas de reestructuración corporativa y otros elementos, la compañía superó las predicciones de lo que esperaba Wall Street, según una encuesta de analistas de Refinitiv. Restaurant Brands ganó 68 centavos por acción, superando los 63 centavos por acción esperados

Pese a ello las bajas son preocupantes debido a que los ingresos netos del tercer mes fiscal fueron de 145 millones de dólares, o 47 centavos por acción, muy por debajo del mismo periodo el año anterior cuando la compañía reportó unas ganancias de 201 millones de dólares, o 75 centavos por acción.

Las noticias pese a las caídas en ventas no son solo malas 

La compañía de comida rápida ha indicado que seguirá invirtiendo en sus restaurantes y por ello renovará miles de sus carriles de autoservicio en las tres marcas, comenzando con 10.000 ubicaciones de Burger King y Tim Hortons. Entre los cambios se encuentran los métodos de pago sin contacto y los tableros de menú digitales que cambian las opciones de visualización según el clima, los pedidos anteriores y otros factores.

En el caso de Tim Hortons existen actualmente 800 menús digitales instalados, y se espera que las 2.700 ubicaciones canadienses tengan los nuevos menús para fines de 2021.

“Se trata de modernizar el drive-thru e integrar recompensas de lealtad para lograr un servicio más personalizado y más rápido”, dijo Duncan Fulton, director corporativo.

Aunque la pandemia ha bajado las ventas en tiendas, se han aumentado las ventas de autoservicio. Los ejecutivos dijeron que las ventas de autoservicio de Burger King aumentaron 28% en el tercer trimestre.

También puedes leer: Multinacionales aprovecharon la pandemia de la covid-19 para vender comida chatarra