Noticias

Indigentes usan los espacios exteriores de restaurantes como baños y camas

Los indigentes se adueñan de la Gran Manzana. Espacios exteriores de restaurantes en Nueva York se convirtieron en baños y camas de los indigentes que rodean la ciudad ante la crisis que ha generado la pandemia del coronavirus.

La ciudad de Nueva York experimenta uno de los peores momentos de su historia. La crisis del coronavirus ha dejado una grieta no solo en la economía, sino en el crimen, el cual se ha incrementado de manera exponencial.

indigentes

Desde el pasado 22 de junio, los restaurantes en Nueva York se habilitaron para abrir sus espacios exteriores, como una medida tomada por el gobierno de Cuomo para iniciar la reactivación de la economía en el estado.

Los restaurantes que solicitaron reabrir sus espacios exteriores, empezaron a construir frente a sus establecimientos negocios cubículos, cabinas de madera e incluso carpas, para que las personas pudieran adquirir los alimentos y productos en esos espacios.

Sin embargo, los dueños de los restaurantes han denunciado en determinadas ocasiones que los indigentes se han apoderado de esos espacios en las noches para dormir y como baños, donde se lavan y limpian, dejando los espacios no aptos para se utilizados.

Los espacios que se quedan libres en las noches, han servido como refugios para los indigentes que rodean toda la ciudad en la noche en búsqueda de un espacio para dormir.

A pesar de que, los dueños de los restaurantes han estado agradecidos con el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio por aprobar la instalación de esos espacios exteriores los cuales han permitido salvar al menos 9.000 negocios , la situación ha tomado otro rumbo.

Los indigentes, que ya han afectado la convivencia en muchos vecindarios de la ciudad de Nueva York, ahora se encuentran inmersos en los espacios exteriores que habilitaron los restaurantes para poder llevar sus servicios ante la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

Después de recibidas estas quejas, el alcalde Bill De Blasio anunció la expansión del programa “Restaurantes abiertos”, por seis calles más de la Gran Manzana.

Dentro de este programa se establece que los fines de semanas no habrá tráfico vehicular, lo que permitirá que los restaurantes puedan utilizar cerca de 81 corredores visuales para ofrecer sus servicios de comida al aire libre.

De las seis calles agredas a este programa “Restaurantes abiertos”, cuatro de ellas se encuentran en Manhattan, una en Brooklyn, y la otra en Queens. Estarán abiertas entre las 5 de la tarde hasta las 11 de la noche los viernes, y desde las 12 del mediodía hasta las 11 de la noche, los fines de semana (sábados y domingos).

indigentes

“Seguimos reimaginando nuestro paisaje urbano y brindamos a las pequeñas empresas más oportunidades que nunca de recuperar las pérdidas causadas por el covid-19. Tanto a los restaurantes como a los comensales les ha encantado este programa desde el principio, y estamos orgullosos de ampliarlo aún más”, indicó el alcalde De Blasio.

Por su parte, la Comisionada de Transporte, Polly Trottenberg, añadió que esta medida significará mucho para la reactivación de la economía en Nueva York y servirá como medio de distracción para que los usuarios puedan disfrutar de los restaurantes al aire libre.

“Con los comensales de los fines de semana disfrutando de comer al aire libre en algunos de sus corredores comerciales favoritos, (el programa) ‘Calles abiertas: restaurantes’ ya ha redefinido de manera efectiva el espacio de las calles de la ciudad de Nueva York y, junto con los restaurantes abiertos, ha hecho que miles de neoyorquinos vuelvan a trabajar“, expresó.

Indigentes se apoderan de las calles de Nueva York

La crisis del coronavirus no solo ha dejado una grieta en la economía de Nueva York, sino que también ha provocado un incremento de la delincuencia en la ciudad.

Aproximadamente 13.000 indigentes están viviendo en más de 130 hoteles que han estado funcionando como refugios a raíz de la pandemia.

Ejemplo de ello son Lucerne, Belleclaire y Bellnord, tres hoteles que funcionan como albergue hasta finales de octubre, fecha en que se estima termine el programa de la ciudad para prestar calles y aceras a distintos restaurantes de la ciudad.

Esta situación ha hecho que muchos de los habitantes de los vecindarios de la ciudad hayan abandonado sus hogares por la presencia de los indigentes, el aumento del crimen y la violencia. Panorama que hace más difícil la recuperación total de Nueva York.

También te puede interesar: Las escuelas de Nueva York podrían cerrar, dice Cuomo