Noticias

Para que tus hijos sean CEO de Google, solo basta con estas habilidades

¿Sabes qué son las “habilidades blandas”? Esas que no se enseñan a pesar de que pueden convertirte en el CEO de Google.

La principal razón es que hemos heredado una serie de principios específicos que pensamos que son intrínsecos a la educación.

Pero en verdad fueron inventados para un tiempo y lugar muy específicos: el siglo XIX en la era industrial.

Ese fue el momento en que las personas y la comunidad tuvieron que ser entrenados para formas tradicionales.

Los granjeros debían ser entrenados para convertirse en empleados de fábricas.

Fue allí cuando la educación pública obligatoria se expandió por todo el mundo como un sistema de adiestramiento.

Por otra parte, hubo quienes fueron entrenados para pertenecer a una clase gerencial profesional.

A estos se les empezó a enseñar un conjunto muy específico de prácticas universitarias.

Es en esa época que, por ejemplo, se inventaron las pruebas de coeficiente intelectual y de múltiple opción.

La finalidad de ello: automatizar el proceso de incorporar conocimiento.

Hoy vivimos en un mundo que ha cambiado radicalmente por internet.

Es un mundo donde cualquier persona puede comunicar una idea sin un editor que certifique la información.

Hay dos cosas que decir al respecto.

Lo primero es que la mayoría de las soluciones propuestas para revolucionar la universidad a lo largo de la última década son lo más siglo XIX que se puede tener.

Por ejemplo: “Pongamos toda la información online y enseñémosles a todos a través de una computadora, porque así aprenderán a integrarse a la era tecnológica”.

Es la forma de pensar más reduccionista y tonta, porque no aprendes a lidiar con las complejidades.

Lo que hay que hacer es exactamente lo opuesto.

Precisas que te guíen y entrenen para entender lo subyacente.

En segundo lugar, existe un movimiento que propone tomar lo relevante de la educación y deshacerse de todo el resto.

Lo “relevante” sería aprender programación y hacer trabajos orientados a la tecnología, y lo “irrelevante” serían asignaturas como historia, escritura, filosofía, sociología y las artes.

Sabemos por muchos estudios que en las empresas la gente que avanza desde el punto de vista profesional es aquella que tiene  habilidades tales como:

  • Comunicativas
  • De escritura
  • De escucha
  • Y que además piensa de forma multicultural y con nociones históricas.

Lee aquí: Educación en NY: ¿cuáles son las mejores universidades?

El mito universitario

CEO de Google Los costos de la educación gratuita en Nueva York

Si mides el nivel educativo en relación a los ingresos, la universidad es más importante para los más ricos y para los más pobres de lo que jamás ha sido.

En Estados Unidos se dice que no se sabe de otra medida estadística donde sea tan directa la correlación como la que relaciona cuán alto llegaste a nivel educativo y cuánto dinero haces.

Por eso, si tienes dinero para mandar a tus hijos a la universidad, lo haces.

Por otra parte, está el mito de las personas que abandonan la universidad y luego se convierten en Mark Zuckerberg o Bill Gates.

Bill Gates, por ejemplo, empezó a trabajar en el área de la computación en la Universidad de Washington cuando tenía 11 años.

Más que ser un ejemplo de que deberías dejar la universidad, es un ejemplo de que debería haber más desafíos y más aprendizaje práctico antes y no más tarde.

 

Transformación en el aula para convertirnos en CEO de Google

CEO de Google Educación primaria en Nueva York: ¿escuelas públicas o privadas?

Muchas de las formas en que le enseñamos a los niños en la educación formal jamás soñaríamos en aplicarlas con nuestros propios hijos.

Sabemos que no funcionan.

El aprendizaje automatizado te permite aceptar respuestas fáciles.

Pero una de las cosas que precisamos en este momento es hacernos preguntas complejas.

Si quiero aprender a jugar al tenis, no quiero una clase teórica con una nota al final de la clase: quiero saber cómo lo estoy haciendo, quiero jugar contra alguien un poco mejor la próxima vez, quiero desafíos.

Esto de nuevo es un fenómeno a nivel mundial, donde hemos reducido la educación de los más pequeños en exámenes.

Eso genera muchas consecuencias terribles.

Te puede interesar: Los costos de la educación gratuita en Nueva York

Isabel Cisneros