Noticias

El hambre recorre New York: millones hacen colas en bancos alimentarios

Los bancos de alimentos en New York han registrado más 12 millones de visitas desde que inició la crisis por la pandemia del coronavirus.
Imagen cortesía: Food bank for New York City
Imagen cortesía: Food bank for New York City

La pandemia del coronavirus no solo ha generado una crisis sin precendetes en el sistema sanitario y en la economía, también ha aumentado la pobreza y la desigualdad en Estados Unidos, donde New York figura como la ciudad más afectada.

El cierre de todas las actividades por el covid-19, obligó a muchos agricultores estadounidenses a parar su cosecha y la producción al no tener a quien vender sus alimentos, ya que, todos o gran parte de la industria de los restaurantes en New York estaban completamente paralizados.

A raíz de ahí, la ciudad de New York empezó a ver una gran ola de desempleos, situación que fue desencadenando más dificultades para los neoyorquinos que intentaban sobrevivir a una crisis que todavía ataca a gran parte del país, y donde, en este momento, la Gran Manzana está evidenciando las consecuencias.

En los primeros meses de la pandemia, entre marzo y mayo, donde todo estaba prácticamente cerrado, millones de personas se vieron en la obligación de acudir a los bancos de alimentos en la ciudad New York para poder lograr sobrevivir y no morir de hambre.

Las colas que registraban los bancos de alimentos al inicio de la pandemia y que, todavía se siguen viendo, demostraron que las políticas alimentarias para la ciudad más poblada del país eran insuficientes, pero también dejaron ver, que el estado nunca estuvo preparado ni nivel sanitario ni alimentario para enfrentar una crisis de esta magnitud, aun cuando el gobernador Cuomo haya asegurado -para aquel entonces- que Nueva York tenía el mejor sistema de salud del país.

De acuerdo a un reporte realizado por el diario El País, de España, alrededor de 1,5 millones de neoyorquinos dependen de los bancos de alimentos de la ciudad para poder subsistir.

Las estadísticas de la ONG City Harvest, la organización más grande de New York City que se encarga de rescatar alimentos, reveló que durante los siete meses desde que inició la pandemia del coronavirus, los bancos alimentarios de la ciudad han registrado hasta 12 millones de visitas, lo que significa un aumento del 36% en comparación al mismo periodo de tiempo del año pasado.

Estos datos demuestran, la magnitud del impacto de la pandemia en la Gran Manzana, y cómo la crisis del covid-19 ha sumergido a más personas en la pobreza.

A pesar de que, Nueva York ha controlado el pico de contagios de covid-19, las consecuencias de la paralización han sido catastrófica, para una ciudad donde la economía se mueve al ritmo de su gente.

Los niveles de pobreza se han incrementado, y esta situación es directamente proporcional al desempleo. Las personas no tienen como mantenerse, hecho que los pone a un paso más en la pobreza. Sobretodo en New York, donde gran parte de la industria de bares y restaurantes se encuentra estancada y sin ingresos al no tener un plan de reapertura claro que los impulse a recuperarse.

Ante esto, la Universidad de Columbia en New York City realizó un estudio en el cual determinó que al menos 8 millones de estadounidenses han ingresado a la pobreza desde el pasado mes de mayo, momento cuando finalizó el plan de ayuda económica que otorgaba un cheque de al menos 1.200 dólares para los desempleados.

Para la senadora demócrata por el estado de Nueva York, Jessica Ramos la pobreza en la ciudad es mucho más preocupante, “no hablamos de indigentes, sino de gente que tenía dos, tres trabajos precarios, y hoy en el mejor de los casos son vendedores ambulantes y con eso no pueden alimentar a su familia; también de muchas personas que por carecer de documentos no pueden solicitar ayuda”, dijo la senadora en entrevista para El País.

“Aunque la pandemia sea una novedad, no lo es el déficit estructural, ignorado durante demasiados años, y que la covid solo ha contribuido a poner de relieve. La ayuda de las Administraciones es muy limitada, de hecho se han recortado fondos federales para los bancos de alimentos, lo que ha potenciado aún más las redes de apoyo comunitarias. Por ejemplo, el refrigerador que hemos instalado a la entrada de la oficina, disponible 24 horas al día toda la semana, y que se vacía enseguida”, expresó la senadora para el diario español.

En los próximos días, más personas pudieran ingresas al nivel de pobreza, mientras que la situación podría empeorar a largo plazo si no se implementan unas políticas públicas que puedan ayudar y dar soporte a todas las personas que han perdido sus empleos a consecuencia de la pandemia.

También puedes leer: 8 millones de personas ha caído en la pobreza en EEUU durante los últimos meses