Noticias

Empresas utilizan robots por escasez de mano de obra

Las empresas norteamericanas añadieron un número récord de robots en los nueve primeros meses de este año, en medio de la escasez de mano de obra.

Empresas norteamericanas adquieren más robots por escasez de mano de obra

De acuerdo con los datos recopilados por el grupo industrial Association for Advancing Automation (A3), las fábricas y otros usuarios industriales pidieron 29.000 robots, 37% más que durante el mismo periodo del año pasado, ya que se apresuraron a acelerar las líneas de montaje y tuvieron dificultades para añadir trabajadores humanos.

El segundo año con más ventas fue 2017, cuando había mucha innovación tecnológica pero no había una pandemia que sacudiera la economía.

En los últimos 20 meses, las fábricas de todo el país han superado todo tipo de interrupciones que –si la mano de obra fuera 100% no humana no habrían ralentizado las cosas, como el distanciamiento social en la planta de producción o la organización de huelgas de trabajadores.

Además, muchos trabajadores humanos han abandonado la empresa durante ese mismo periodo, y las empresas están luchando por encontrar sustitutos.

Las empresas no pueden encontrar el personal que necesitan, por eso se apresuran a automatizar y a emplear más robots”, afirma Jeff Burnstein, presidente de A3.

Según la encuesta de Ofertas de Empleo y Rotación Laboral de la Oficina de Estadísticas Laborales, un récord de 4,4 millones de estadounidenses renunciaron a sus empleos en septiembre. La economía estadounidense tenía 10,4 millones de puestos de trabajo abiertos a finales de septiembre, según la BLS.

La inteligencia artificial también ha ayudado a las empresas a hacer frente a la escasez de mano de obra. Por ejemplo, Starbucks ha automatizado tareas como el seguimiento del inventario de la tienda, mientras que más tiendas añaden opciones de autocompra.

Los robots también siguen entrando en más rincones de la economía. Las empresas automovilísticas llevan mucho tiempo comprando la mayoría de los robots industriales. Pero en 2020, las ventas combinadas a otros tipos de empresas superaron por primera vez al sector del automóvil, y esa tendencia continuó este año.

En los primeros nueve meses del año, los pedidos de robots relacionados con la automoción crecieron un 20%, hasta las 12.544 unidades, según A3, mientras que los pedidos de empresas no relacionadas con la automoción aumentaron un 53%, hasta las 16.355.

Automatización amenaza con destruir millones de empleos

Empresas norteamericanas adquieren más robots por escasez de mano de obra

Pero el creciente cambio hacia la automatización podría poner en peligro millones de empleos en Estados Unidos. Un informe de 2017 del Instituto Global McKinsey señala que la automatización podría destruir hasta 73 millones de empleos en Estados Unidos para 2030.

Según el estudio, la mitad de las actividades laborales a nivel mundial tienen potencial tecnológico para ser automatizadas, una evaluación más realista basada en factores económicos, sociales y técnicos, por lo que entre cero y un tercio de las actividades laborales podrían verse desplazadas de aquí a 2030.

A nivel mundial, hasta 800 millones de trabajadores podrían verse desplazados y hasta 375 millones podrían tener que aprender nuevas habilidades para nuevas categorías profesionales.

Las economías avanzadas, como la de Estados Unidos, que tienen salarios más altos, son más vulnerables a la adopción de tecnologías que ahorran trabajo.

Los empleos más susceptibles de ser automatizados son los físicos en entornos predecibles. Entre ellos se encuentran los trabajadores que manejan maquinaria, preparan comida rápida, recopilan y procesan datos, originan hipotecas y realizan trabajos paralegales y de contabilidad.

Los trabajos más seguros frente a los efectos de la automatización son los que implican la gestión de personas, los conocimientos de alto nivel y los entornos imprevisibles. Entre ellos se encuentran ingenieros, científicos, sanitarios, educadores y profesionales de la informática, así como jardineros, plomeros y cuidadores de ancianos.

En consecuencia, se espera que los trabajadores con salarios altos se vean menos afectados por los cambios radicales, ya que tienen habilidades que las máquinas no pueden sustituir.

Los puestos de trabajo con salarios bajos también podrían crecer rápidamente, en parte porque cuestan menos a los empresarios y, por tanto, a menudo no merece la pena sustituirlos por la tecnología, mientras que muchos de ellos se dedican a la atención sanitaria, como los asistentes de salud a domicilio.

con información de CNN / USA today.

También puedes leer: Grace, la enfermera robot creada para atender pacientes con COVID-19