Noticias

EE.UU e Irán podrían acercarse nuevamente a la guerra

Decenas de misiles iraníes cayeron sobre una base de EE.UU en Irak.

EE.UU e Irán podrían acercarse nuevamente a la guerra

La tensión entre Irán y EE.UU vuelve a relucir solo a unos meses de la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca.

Una base militar ubicada en Irak que alberga a tropas de EE.UU y de la coalición internacional que lucha contra el Estado Islámico fue atacada por más de una decenas de cohetes iraníes.

El ataque iraní a las tropas estadounidenses aumenta la tensión entre ambas naciones al convertirse en el segundo ataque de este tipo que se registra en menos de un mes.

Los ataques entre ambas naciones, tanto Irán como EE.UU se desarrollan cuando falta solo dos días para la visita del papa Francisco a Irak.

Según detalló la coalición y el Estado Mayor de la Defensa de España, el ataque iraní a las tropas no dejó ninguna víctima mortal. Sin embargo, fuentes de Irán aseguraron que un contratista civil murió a consecuencia de un paro cardíaco, detalló El País.

“Informe inicial: 10 cohetes han sido disparados contra la base militar iraquí de Al Asad, que alberga a tropas de la coalición, este 3 de marzo hacia las 7.20 hora iraquí (5.20 en la España peninsular). La fuerzas de seguridad iraquíes dirigen la respuesta y la investigación”, ha tuiteado el portavoz de la coalición, el coronel Wayne Marotto.

Los misiles de Irán serían una evidente respuesta al ataque que perpetuó el Ejército de EE.UU a un sitio en Siria que era utilizado por dos grupos de milicias respaldados por Irán.

El ataque de EE.UU a su vez fue una respuesta a los ataques con cohetes que hicieron las fuerzas iraníes contra tropas estadounidenses ubicadas en la región. Este sería el primer ataque del ejército de EE.UU bajo el mandato del presidente Joe Biden.

Lee aquí: Trump quiere retirar las tropas estadounidenses de Siria

Aunque el informe inicial detalló que fueron 10 los cohetes lanzados, las milicias iraquíes elevaron el número a 14 cohetes lanzados. Además, afirmaron en sus canales de comunicación que al menos cuatro de ellos han sido cohetes iraníes Arash, según reseña el diario El País.

El medio explica que las milicias pro Irán basadas en Irak “hostigan sistemáticamente” los intereses de EE.UU en Irak. Lo que genera más tensión entre ambos países, ya que, Irán tiene un alto interés en que EE.UU vuelva al acuerdo internacional sobre su programa nuclear.

Después del ataque del 16 de febrero contra una base con presencia de tropas de EE.UU ubicada en Erbil al norte de Irak, donde murió un contratista filipino, el gobierno de Estados Unidos mandó una respuesta contunente bombardeando a unidades de las milicias que eran presuntamente sospechosas del ataque.

Esta operación, que fue la primera del presidente Joe Biden, fue interpretada como un “ejercicio de equilibrio” para enviar una señal clara a Irán sobre la postura firme de Estados Unidos con respecto a los ataques y bombardeos.

Sin embargo, este ataque de EE.UU pudo haber sido una entrada para ponerle fin a un posible diálogo entre ambas naciones.

“Este crimen indica que las fuerzas americanas no van a cambiar incluso con el cambio de Administración en la Casa Blanca. Condenamos estas operaciones pecaminosas y no nos queda más elección que preservar la sangre de nuestros hijos en las Fuerzas de Movilización Popular con la salida de Irak de las fuerzas de la coalición, que han pasado de luchar contra el terrorismo a tener por objetivo a las FMP”, aseguraba el lunes un comunicado de la Alianza Fatah, un bloque político con fuertes lazos con Irán, en referencia a la organización que agrupa a las milicias.

También puedes leer: Biden reabre centros de detención de niños migrantes