Noticias

EE.UU. ha administrado más de 30 millones de vacunas

EE.UU., ha administrado 31.123.299 dosis de vacunas contra la COVID-19, desde que inició la jornada el pasado 14 de diciembre.

Biden rechaza que estados compren vacunas COVID directamente

Según los datos federales recogidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, desde que comenzó la distribución de vacunas en EE.UU., estas han llegado a más del 7,2% de la población total.

Hasta la fecha, se han distribuido 49.933.250, y solo 25.201.143 de personas han recibido una dosis o más. En la semana que finalizó el 30 de enero, se administraron alrededor de 1,3 millones de vacunas al día.

Actualmente, las dos vacunas COVID-19 que han sido autorizadas para uso de emergencia requieren cada una un régimen de dos inyecciones espaciadas por tres o cuatro semanas. La vacunación no está completa hasta que se reciben las dos dosis.

A pesar de que los números no han sido los esperados, la velocidad de la vacunación ha mejorado desde diciembre, sin embargo, un temor aparece en el panorama estadounidense: nuevas variantes más contagiosas del coronavirus.

Ya se han confirmado varios centenares de casos de la cepa descubierta en Gran Bretaña, que según los expertos podría ser la forma dominante en Estados Unidos en marzo.

Lee aquí: Cepa COVID del Reino Unido predominaría EE.UU. en marzo

Dos retos clave en las próximas semanas son “aumentar el suministro de vacunas” y “acelerar el tiempo que se tarda en administrarlas”, detalló Andy Slavitt, asesor de la Casa Blanca, en una sesión informativa el viernes, reseña The New York Times.

Por lo cual ahora, muchos expertos han presionado para que se saquen otras opciones de vacunas y se liberen las primeras dosis de forma más amplia.

Las estrategias cambian de acuerdo a los estados

27% de los neoyorquinos no se vacunarían contra COVID-19

Conseguir vacunar a millones de personas, por orden de prioridad, es un gran reto logístico para los estados, y las estrategias de distribución -junto con la eficiencia y equidad del proceso- varían en cada región.

Algunos estados han criticado la cantidad de dosis recibidas por parte del gobierno federal, mientras que otros toman medidas para ampliar el proceso de distribución.

Virginia Occidental ha administrado al menos una dosis al 10,7% de su población, sólo superado por Alaska, y es el primer estado del país que ha recibido dos dosis (3,7%), según datos aportado por The New York Times.

Dakota del Norte ha utilizado el 91% de las vacunas distribuidas en el estado, y fue uno de los primeros en reducir la edad mínima para vacunarse, de 75 a 65 años.

Connecticut puso en marcha con antelación los centros de vacunación masiva y utiliza un sistema de inventario que asigna las dosis no utilizadas a los lugares que las necesitan. Pero los residentes de mayor edad se han quejado de las largas esperas.

Turismo de vacunas

AstraZeneca niega que su vacuna sea menos eficaz en ancianos

Una práctica que han implementado algunos ciudadanos, es acudir a otros estados con menos restricciones para lograr ser vacunados.

Florida ha sido uno de los destinos de turismo de vacunas más populares entre los viajeros nacionales e internacionales, debido a la política inicial del estado de vacunar a cualquier persona mayor de 65 años.

Lee aquí: Popular presentador mexicano viajó a Miami solo para vacunarse

Recientemente, el estado implementó nuevas normas de identificación en un intento de dirigir más vacunas a los residentes de Florida, pero no antes de que unos 50.000 receptores de fuera del estado recibieran una dosis.

Pero los turistas de las vacunas que pueden cruzar las fronteras estatales para vacunarse son, en gran medida, aquellos que tienen los medios y la capacidad de viajar una distancia -dos veces- para vacunarse y los conocimientos tecnológicos o las conexiones para reclamar una cita, señala The Guardian.

Esta práctica, ha contribuido a las disparidades raciales y socioeconómicas en la distribución de la vacuna hasta ahora: desde Nueva York a Nueva Jersey y Chicago, los receptores de la vacuna han sido abrumadoramente blancos, que residen en los códigos postales más ricos.

También puedes leer: Latinos y afroamericanos reciben menos vacunas que blancos en New York