Noticias

Atención médica primaria es clave para el sistema sanitario

Para el Dr. Ramón Tallaj, presidente y fundador de la junta directiva de SOMOS Community Care, la atención médica primaria es clave para mejorar el sistema de salud en las comunidades más necesitadas en los EE.UU.

video

Tallaj ha detallado que la presencia de los especialistas de atención médica primaria de la red SOMOS, ha mejorado los requerimientos de salud en ciudades como Nueva York, ya que estos poseen información de primera mano de los pacientes, lo que les permite estar en comunicación constante con los centros de salud de la ciudad.

Precisamente, las redes de atención médica primaria, han sido fundamentales para combatir la pandemia, y han permitido disminuir admisiones innecesarias. 

Atención médica primaria es clave para el sistema sanitario

SOMOS Community Care ha estado al frente antes y durante la pandemia, respondiendo a las comunidades sobre sus dudas respecto a las vacunas, y la importancia de mantenerse inmunizado para lograr avanzar hacia un mundo sin coronavirus.

El presidente de SOMOS ha sido una de las figuras claves en la adquisición de las vacunas para su red de médicos y trabajadores esenciales de salud que han estado en la primera línea desde el comienzo del brote pandémico, y ha señalado en innumerables ocasiones la importancia de frenar la pandemia a través de la vacunación masiva, detallando que ponerse la vacuna contra la COVID-19, es la mejor decisión para destruir el virus.

SOMOS  atiende a más de un millón de neoyorquinos de bajos ingresos, y se convirtió en una de las primeras organizaciones del estado en recibir y administrar las vacunas a sus pacientes a través de la red de atención médica primaria.

En mayo de 2020, SOMOS Community Care, de la mano del Dr. Ramón Tallaj, colaboró con la administración de Cuomo para establecer centros de pruebas de COVID-19 en docenas de iglesias y organizaciones comunitarias de los barrios latinos más afectados por el virus.

Persisten desigualdades sanitarias

Atención médica primaria es clave para el sistema sanitario

El COVID-19 ha afectado de forma desproporcionada a personas de diferentes grupos raciales y étnicos, quienes pertenecen a poblaciones con pocos recursos y a comunidades que se enfrentan a desventajas históricas o sistémicas.

Aún cuando EE.UU., redondea la curva de los casos de coronavirus, con los niveles más bajos desde el comienzo de la pandemia, las disparidades de salud no han disminuido. Al respecto, nuevos informes de la Fundación de la Familia Kaiser señalan que los blancos tienen mayores tasas de aceptación de la vacuna que todos los demás grupos raciales en casi todos los estados.

Según los CDC, los nativos americanos y los nativos de Alaska tienen 3,3 veces más probabilidades, los negros 2,9 veces más y los hispanos 2,8 veces más probabilidades de ser hospitalizados por COVID-19 en comparación con los blancos.

La pandemia de COVID-19 no creó las desigualdades sanitarias que vemos hoy, pero las ha exacerbado. De hecho, los CDC han identificado el racismo sistémico como uno de los principales impulsores de las disparidades sanitarias en los Estados Unidos, detalla el portal Saporta Report.

Los negros y los hispanoamericanos tienen menos acceso a la atención sanitaria, mala salud y una mayor incidencia de enfermedades como la diabetes y la hipertensión. También es más probable que se les considere imprescindibles para trabajar, tienen menos teletrabajo y es más probable que vivan en hogares multigeneracionales abarrotados.

Te puede interesar: SOMOS Community Care pide no bajar la guardia ante el COVID