Noticias

El desempleo aumenta en medio de la segunda ola

Un 43% de los trabajadores en Estados Unidos han solicitado beneficios por desempleo.
El desempleo aumenta en medio de la segunda ola

Este jueves autoridades federales declararon que 712.000 solicitudes de beneficios por desempleo fueron presentadas en la última semana.

Desde que la pandemia empezó a esparcirse por todo el mundo, las tasas de desempleo han aumentado drásticamente, y Estados Unidos no es la excepción sino todo lo contrario, siendo el país más afectado por el virus, las medidas restrictivas y la caída de la economía no se ha detenido por lo cual muchos negocios y comercios han tenido que declararse en bancarrota y cerrar.

Según cifras del Departamento de Trabajo de EE. UU. las solicitudes de desempleo reportadas hasta ahora desde el inicio de la pandemia ya alcanzan cerca de 69,6 millones, lo que equivale a más del 43 por ciento de la fuerza laboral del país.

Sin embargo, pese a que los números son significativamente altos, las cifras son menores que las de la semana anterior que rozaban las 787,000 solicitudes y estuvo muy por debajo de las expectativas de los economistas de que pronosticaban 768.000.

En general, las solicitudes iniciales de desempleo se han mantenido por encima del récord previo al coronavirus de 695.000 durante 37 semanas consecutivas a pesar de la caída de la semana pasada.

Usualmente, los federales suelen comparar la cantidad de semanas por las que los estadounidenses reclamaron beneficios por desempleo con la cantidad de personas que realmente están sin trabajo.

Si bien la comparación generalmente funciona, en una situación extraordinaria como la que se vive actualmente, este paralelismo resulta “defectuoso” durante la pandemia porque los estados lucharon para procesar grandes acumulaciones de reclamos que han creado distorsiones en los datos, dijo el organismo de control.

“La tendencia sigue siendo reveladora: retrasos y reclamaciones retroactivas probablemente han disminuido últimamente. Sin embargo, la recuperación en el mercado laboral se ha desacelerado y sigue habiendo una gran cantidad de trabajadores desempleados, en consonancia con otras medidas”, dijo Elisa Winger, economista de Bloomberg.

El gobierno ha intentado ayudar en la  medida de lo posible, por ello más de 160 millones de estadounidenses recibieron pagos de estímulo económico a principios de año cuando 2 billones de dólares fueron aprobados por el Congreso.

Esos fondos otorgados a través de cheques de estímulo ayudaron a mantener a muchas familias fuera de la pobreza.

Si bien tanto republicanos como de demócratas apoyan otra ronda de subsidios, es poco probable que los estadounidenses obtengan un segundo cheque de estímulo antes de fin de año, ya que el Congreso permanece estancado para tomar una decisión.

Puedes leer: 50 millones de estadounidenses se enfrentan al hambre

Los subsidios mejoraron durante la pandemia

Bajo la Ley CARES, los legisladores del país crearon tres programas para ayudar a los desempleados. Uno de ellos es el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico que se enfoca en los empleados autónomos, el otro llamado Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica, proporciona 13 semanas adicionales de subsidios pagados a nivel federal a quienes se quedan sin pagos estatales.

La preocupación radica en que ambos programas caducarán a final de este año.

Las ayudas también han sido para los arriendos, puesto que una orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) detuvo temporalmente los desalojos hasta fin de año.

La medida ampara a los inquilinos que cumplen con ciertos requisitos de ingresos, han experimentado pérdidas significativas de ingresos y han hecho todo lo posible por encontrar asistencia de alquiler para poder pagar su renta.

Cabe recalcar que la orden no cancela ni congela el alquiler, toda la renta atrasada expirará el 1 de enero si se permite que caduque la moratoria. 

También puedes leer: 90% de estadounidenses no cree en la recuperación económica