Noticias

De Blasio desaloja a más de 100 discapacitadas del refugio Midtown

Sin previo aviso, el alcalde De Blasio expulsó a más de 100 discapacitados de un refugio ubicado en Midtown.

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, ha expulsado a un centenar de discapacitados en su refugio de Midtown, todo esto con la finalidad de darle espacio a personas sin hogar expulsadas de un hotel del Upper West Side.

De Blasio

Estos residentes que han sido expulsados de un antiguo hotel en East 31st Street se han conglomerado en las calles de la Gran Manzana con sus pertenencias, esperando a que los asignen a un nuevo lugar, varios han comentado que los trasladarán a zonas como Brooklyn y Queens.

“Llevamos dos años viviendo aquí. Hemos acumulado tantas cosas y solo quieren traer una bolsa. Me siento enojado. Nos usan como piezas de ajedrez. Moviéndonos así”, dijo una de las víctimas del desalojo quien vivía en el refugio con su esposa, Moisés Oliveras de 44 años de edad, sufre de varios problemas médicos.

Esta pareja de neoyorquinos recibió la noticia de que serían trasladados este miércoles, tan solo un día después de que el ayuntamiento haya tomado la decisión de alojar a los desamparados en el hotel Lucerne, esta decisión fue tomada en silencio.

“Somos seres humanos, hombre. Y nos trataban como basura”, dijo Oliveras.

De Blasio no anunció sobre los desalojos

El alcalde De Blasio no había dado señales sobre un posible desalojo de los discapacitados.

Según los datos de una hoja informativa sin fecha, al menos 170 familias afirman vivir en “Harmonia”, aunque hasta el jueves no se sabía cuantas personas estaban viviendo en el lugar.

El Post informa que decenas de personas esperaban afuera del lugar preparándose para mudarse, ya que, De Blasio no les brindó el apoyo necesario, según relatan.

Lisa Feliciano de 49 años, una cuidadora infantil que ha vivido en este refugio durante 8 meses comentó al respecto: “Es injusto. Es el último aviso. Todo el mundo está corriendo. Nos lo dijeron ayer”.

“Mi hija sufre de depresión. Esto no ayuda. ¡Ella va a la universidad! Se supone que debe tomar una clase a las 6 esta noche”, dijo preocupada Lisa Feliciano.

A pesar de que el alcalde Bill De Blasio comentó que en el sistema de refugios había suficiente espacio para reasignar a todas las personas que vivían en el hotel Lucerne, ubicado en West 79th Street, el desalojo de todas estas personas ocurrió de manera improvista, generando molestia y tragedia en la situación de todas estas personas.

“Había mucho más espacio en nuestros refugios tradicionales. Teníamos espacio disponible en los lugares donde se brindan los servicios, donde esperamos poder hacer lo mejor para ayudar a las personas sin hogar. Nunca tuvimos la intención de estar en hoteles a largo plazo”, dijo Hizzoner.

Según cifras del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar, aproximadamente 10.000 ciudadanos neoyorquinos fuero reubicados de refugios colectivos, lugares en donde mantener el distanciamiento social es casi imposible, a habitaciones de hotel.

Estos esfuerzos se han realizado para poder frenar la propagación del COVID- 19, se gastaron $78 millones para este fin.

En esta cantidad de personas desalojados fueron incluidos 300 adictos que se encontraban en recuperación trasladados al hotel Lucerna.

Habitantes de este elegante vecindario han empezado a emitir quejas debido a que estos desalojados, ahora nuevos vecinos de esta comunidad, han presentado actitudes incómodas para los mismos como acoso a los peatones, mendigar comida en las calles, consumiendo sustancias ilegales en la calle y, en algunos casos, cayendo en sobredosis en medio de las calles.

Un grupo de desalojados ha contratado al abogado Randy Mastro, quien fue el asistente del alcalde Rudy Giuliani, todo esto para presentar el caso ocurrido al Ayuntamiento.

Debido a esto, los casos de robos han aumentado en el vecindario, sin embargo los delitos violentos se han mantenido estables e incluso han disminuido.

De Blasio ha explicado que su decisión de cerrar este lugar es debido a que las condiciones del mismo son “inaceptables” según el alcalde, su decisión fue tomada este miércoles.

Como parte de la decisión del Ayuntamiento, residentes del Upper West Side, han estado decepcionados con la medida argumentando que la misma va en contra de los valores de este barrio liberal.

“Estamos profundamente preocupados de que el alcalde esté cediendo a la presión política para sacar a los neoyorquinos sin hogar del refugio pandémico temporal en el Hotel Lucerne de una manera que desplazará a 150 familias adultas que viven en Harmonia, ninguna de las cuales merece quedar atrapada en este proceso politizado”, se lee en una declaración firmada por demócratas como el presidente del condado, Gale Brewer, la senadora Liz Krueger y el asambleísta Dick Gottfried.

Por otro lado, las molestias por parte de organizaciones estatales siguen, ya que la Sociedad de Ayuda Legal piensa tomar medidas contra el Ayuntamiento por su decisión.

“La rendición patética y miope del alcalde Bill de Blasio al NIMBYism del Upper West Side ha interrumpido, como era de esperar, las vidas de otros neoyorquinos vulnerables en varios refugios alrededor de la ciudad de Nueva York, todo en medio de una crisis de salud pública”, dijo Judith Goldiner, abogada principal del grupo.

También te puede interesar: El supremacismo blanco, la amenaza más letal en EEUU, dice el DHS